Connect with us

Las 5 de hoy!

Quién era el empresario que murió por coronavirus y volvió a la Argentina embalsamado desde Nueva York

Tenía 91 años y había fundado su emporio a pocas cuadras del Times Square, en pleno distrito de moda neoyorquino. Su cuerpo regresó el 18 de abril en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, pero autoridades sanitarias identificaron irregularidades en el traslado: no se habían especificado las razones de su muerte

Publicado hace

Elías Masri murió el 7 de abril de 2020 a sus 91 años. Sus últimos momentos los vivió en su casa, un piso ubicado en la intersección de la calle 47 y la Segunda Avenida de Nueva York, Manhattan. Allí, en la zona más afectada del país más golpeado por el coronavirus, falleció un hombre de edad avanzada que califica en la definición “grupo de alto riesgo”. Su cuerpo no fue cremado: la religión judía que profesaba así lo juramenta. Una casa funeraria radicada en la calle Madison lo embalsamó y les entregó a sus familiares un certificado de defunción. En la primera hoja, indicaba que había fallecido por causas naturales. Al reverso, el documento precisaba la razón certera: “colapso respiratorio por COVID-19”.

Elías Masri era argentino. El obituario que publicó The New York Times decía: “Sus restos descansarán en Argentina”. Su familia quería recuperar el cadáver para rendirle honores en su patria. Dos días después del deceso, consultó a la compañía aérea Baires Fly la posibilidad de traer el féretro en un viaje privado con destino a Buenos Aires. Antes debían gestionar los permisos y las autorizaciones con la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Su condición etaria y su lugar de residencia podían levantar sospechas. En el protocolo debían corroborar que la certificación médica no le asignara causas de muerte a una enfermedad infectocontagiosa. En el intercambio de documentación se detectó la razón del fallecimiento: insuficiencia respiratoria por coronavirus. Por lo tanto, el traslado quedaba cancelado.

Dos días después de su muerte, una publicación en The New York Times
Dos días después de su muerte, una publicación en The New York Times

Doscientos cuarenta y tres argentinos que habían quedado varados en Estados Unidos por la explosión de la pandemia regresaron en un vuelo de Aerolíneas Argentinas la noche del sábado 18 de abril. Era un vuelo coordinado por Cancillería con un grupo de repatriados. En la bodega, viajaba el cuerpo de Elías Masri. Estaba herméticamente sellado en su féretro, de modo que, según transmitieron autoridades sanitarias, los riesgos de contagio eran nulos. Funcionarios de Sanidad de Fronteras de Ezeiza identificaron irregularidades en la documentación presentada y la negaron a un familiar retirar el cadáver: habían advertido que el traslado era inapropiado por tratarse de una víctima del coronavirus.

“Por reglamentación interna, Aerolíneas bajo ninguna circunstancia puede transportar un cuerpo que sea sospechoso de tener una enfermedad infectocontagiosa. Jamás se hubiera podido hacer este traslado si la documentación se hubiera presentado de manera correcta”, afirmaron voceros de Aerolíneas Argentinas. Por el momento, el ataúd quedó aislado en un sector del aeropuerto y desde el Ministerio de Salud realizaron una denuncia judicial en los tribunales federales de Lomas de Zamora. La investigación determinará si fue negligencia o delito, y si hubo o no intervención de la familia Masri.

El recuerdo de Sofía, una de sus nietas, en su cuenta de Instagram.
El recuerdo de Sofía, una de sus nietas, en su cuenta de Instagram. “Te amo para siempre”, le dedicó

Elías fue un próspero empresario. El 22 de mayo iba a cumplir 92 años. De oficio abogado egresado de la Universidad Nacional del Litoral, dedicó su carrera profesional a los bienes raíces. Y le fue bien. A comienzos de la década del cincuenta, fundó Falcón Propiedades, una empresa creada para administrar, alquilar y vender bienes raíces comerciales y residenciales en la Ciudad de Buenos Aires. “Elías Masri encabezaría una nueva forma de hacer negocios en la Argentina, una que sería pionera en iniciativas tales como el diseño a medida, los acuerdos de intercambio de activos y los servicios empaquetados”, relata el sitio web de la compañía.

Pero los vaivenes financieros argentinos desgastaron su voluntad: la hiperinflación de los últimos años del gobierno radical minó sus posibilidades. En 1988, se instaló en los Estados Unidos con su familia. Convirtió Falcón Propiedades en Falcon Propertis, Inc, su filial neoyorquina, su propio emporio. Su sede ocupa el noveno piso de un edificio emplazado en la esquina de la calle 42 y la Quinta Avenida, a cinco cuadras de Times Square. “Para los años setenta –reza la descripción oficial–, varios accionistas de la compañía habían comenzado a invertir en bienes raíces comerciales en el distrito de moda textil de Manhattan, con la visión de rehabilitar las propiedades de la ciudad. Durante la década siguiente, Falcon invirtió sus recursos de tiempo, dinero y cuidado para renovar los sitios, no solo para preservar su patrimonio arquitectónico, sino también para ayudar a crear oficinas de vanguardia, hoy espacios modernos en Nueva York”.

Una de las imágenes que publicó uno de sus nietos en sus redes sociales para homenajear a Elías Masri
Una de las imágenes que publicó uno de sus nietos en sus redes sociales para homenajear a Elías Masri

En la actualidad, la firma de bienes raíces administra más de cien mil metros cuadrados de espacio comercial en el corazón del distrito de moda de Manhattan. Su CEO es Florencia Masri, la única hija de Elías. El presidente de Real Estate es David Zaga. Ambos directivos, ya separados, son los padres de Sofía y Alejandro, dos de los seis nietos de Elías. Los jóvenes publicaron en sus redes sociales una emotiva despedida a su abuelo. Adrede o por mera coincidencia, concluyeron su mensaje con las mismas palabras. Ella, artista, expresó: “Gracias Elías por todo lo que hiciste por mí. Fuiste una persona tan especial en mi vida, ya te extraño un montón. Te amo para siempre”. Él, actor, manifestó: “Las palabras no pueden describir cuánto te voy a extrañar, Elías. Eras más grande que la vida y dejaste un agujero que nadie podrá llenar. Te amo para siempre”.

Advertisement

Las 5 de hoy!

Alberto Fernández: “La obra pública es la base de la reconstrucción económica argentina”

Al poner en marcha las primeras 30 obras públicas del 2021, el Presidente sostuvo que su “mayor objetivo” apunta a que “la Argentina se integre como país” para que los argentinos vivan mejor.

Publicado hace

El presidente Alberto Fernández destacó este lunes el compromiso de su Gobierno para que “la obra pública sea la base de la reconstrucción económica argentina” y que, de esa forma, el país “se integre” y existan “mejores canales comunicantes” entre las provincias, al encabezar un acto con el que lanzó las primeras 30 obras de infraestructura del 2021 en todo el país.

“Quisiera que este sea el año en que Argentina se ponga de pie y para hacerlo necesitamos de un Estado que impulse obras de esta naturaleza; por eso, en el Presupuesto, la inversión en obra pública se multiplicó por dos”, dijo Fernández al presentar nuevos proyectos de infraestructura en La Pampa, La Rioja y Santa Fe y unos 30 municipios de todo el país.

El Presidente sostuvo que su “mayor objetivo” apunta a que “la Argentina se integre como país” y, evaluó que ésta es la forma de hacerlo “para que los argentinos vivan mejor”.

“Estoy muy feliz de empezar el año anunciando 30 obras que se desarrollan en todo el país, en Catamarca, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Misiones, Neuquén, San Luis, Santa Cruz y Tierra del Fuego”, enumeró el jefe de Estado, acompañado por el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

Fernández subrayó que su Gobierno “siempre creyó que la obra pública y la construcción de viviendas son el gran motor de recuperación de la economía argentina”.

Las iniciativas anunciadas este lunes son ejecutadas por el Ministerio de Obras Públicas e implicarán una inversión de $13.552 millones.

Seguir leyendo

Las 5 de hoy!

Pidieron la detención del marido de la olavarriense Carolina Píparo

El abogado de una de las víctimas del choque considera que, en libertad, Ignacio Buzali puede entorpecer el proceso penal. También acusa a funcionarios de La Plata de obstruir la pesquisa.

Publicado hace

Un pedido de detención recayó sobre Juan Ignacio Buzali, esposo de la diputada provincial Carolina Piparo, luego de verse involucrado en un extraño incidente policial y vial en las primeras horas del 1 de enero.

El abogado Martín De Vargos, representante de una de las víctimas del siniestro que provocó Buzali cuando manejaba su auto en compañía de la legisladora olavarriense, considera que existe en este caso el peligro procesal de “entorpecimiento probatorio”.

“Atento al comportamiento desplegado por Buzali Juan Ignacio, en el acontecer de los hechos, quedó demostrado su desprecio total por el derecho, poniéndose a fuga luego de arrollar a las víctimas, esto constituye un peligro cierto de fuga y además la existencia de funcionarios públicos asistiéndolos, queda a las claras que existe entorpecimiento en la investigación ya que han utilizado influencias para evitar ser detenidos y también evitar el control de alcoholemia”, sostuvo el letrado en su escrito presentado esta mañana en la sede del fuero Penal de La Plata. Al referirse a funcionarios municipales, el abogado planteó que hubo complicidad para obstruir la pesquisa y apuntó al secretario de Seguridad de La Plata.

La fiscal María Eugenia Di Lorenzo, que investiga el robo a Píparo durante la madrugada de Año Nuevo, aguarda los resultados de distintas pruebas, entre ellas del test de alcoholemia -realizado 33 horas después del hecho-, para determinar si imputa o no a Buzali por haber embestido a dos motociclistas a los que creyó los ladrones que habían asaltado a su mujer minutos antes. Mientras, el abogado de los atropellados insiste en que son inocentes.

Mientras tanto, la investigación por el robo a Piparo en La Plata continúa su curso. La Municipalidad aportó a la Justicia imágenes sobre los presuntos autores del hecho y, por otro lado, se recuperó el celular que le sustrajeron a punta de pistola. Sobre las filmaciones, fuentes de la Comuna aseguraron que se trata de seis personas que iban a bordo de tres motos.

En este sentido, se confirmó que no son los mismos que Juan Ignacio Buzali, su marido, siguió y chocó con su Fiat 500, dejándolos posteriormente abandonados. Uno de los jóvenes atropellados es Luis Lavalle, de 23 años, quien pidió “que se aclare todo porque es una injusticia” y resaltó que “el auto se fue con mi moto enganchada por cuatro cuadras”.

Asimismo, se confirmó que el teléfono fue recuperado en la puerta de una panadería de la vecina localidad. “Un frentista lo localizó y llamó al número para robos y extravíos que dispone iPhone. Ellos contactaron a la Policía para que vayan al lugar a recogerlo”, explicaron fuentes relacionadas al caso. La fiscal Di Lorenzo ordenó que sea peritado.

Fuente: 0221.com.ar.

Seguir leyendo