Connect with us

Opinión

Hay divisiones en Villa Aurora

Published

on

No hay caso: las aguas permanecen divididas en el barrio “Villa Aurora”. Los oleajes meten miedo, y màs aùn, luego de la Asamblea fomentista del lunes 28, donde tomò las riendas de la entidad la esposa del Presidente saliente. 

En rigor de verdad, mis amigos, las rencillas, las diferencias sustanciales, ya tienen arraigo, puesto que desde hace bastante tiempo, un grupo de vecinos formò su propio espacio de acción social, desde donde realizan tareas de apoyo a entidades del sector y tratan de hacer visible su tesitura opositora al oficialismo fomenteril. Son los Autoconvocados de Villa Aurora. 

Es interesante descubrir cada detalle, cada apostilla,  porque las opiniones o versiones sobre idénticos hechos, despiertan siempre observaciones contrarias, dependiendo quien elabore los comentarios o aseveraciones.

Es un puente intransitable hasta ahora. Sin visos siquiera de diálogos constructivos o acercamientos conciliatorios, al menos parciales. No existe tal logro. Las oposiciones son tales que no se puede ni diagramar una zona de conversaciones, un punto libre de controversia. Un eje de comunicación, en aras de resolver el drama y tirar todos hacia un destino común. Después de todo, es casi absurdo aclarar, que son vecinos que se encuentran a diario en las calles con nombres de flores del barrio. 

“Acà no nos dejan asociarnos”, es apenitas una queja exhibida por una vecina, la cual es asistida por alguien màs que agrega convencido: “Yo fui a la sede varias veces y cuando no estaba cerrada, me atendió un señor que no sabìa nada del asunto”. Pero no escapa otra sentencia: “Desde 2018 no hay una presentación coherente de Memoria y Balance. Aùn asì yo quise asociarme y no pude. NO abren el Libro de Socios para no tener oposición”, expresa otro señor un tanto compungido por la chispeante relación vecinal. 

“Nos han acusado de varias actitudes y nos impiden asociarnos. De modo tal que nunca podemos saber cuàntos socios posee nuestra institución, ni quienes aportan su cuota o no. En una ocasión vine a la sede con la decisión firme de hacerme socio y alguien me dijo el “dueño no està”. ¿Còmo “el dueño? Hasta ese ilógico razonamiento tenemos por aquì”, resume una vecina. 

Se distinguen a su vez, ciertas perlitas a la sacro santa hora de encontrar que se va concretando: “Los carteles con los nombres de las arterias del barrio, fue un pedido nuestro, de los vecinos, antes de la irrupción de la ex conducción. Y ELLOS se arrogan haber intercedido para que nos pusiesen la muy necesaria señalética”. 

El reparto en el salòn fomentista de víveres, y especialmente durante la pandemia cruda, es también motivo de discordia: “Convirtieron la entidad en una Unidad Bàsica de La Càmpora. Entregaron alimentos, sì, no lo negamos, pero decimos que hubo gente del otro lado de la Avenida a la que ni siquiera vieron en fotos”. 

Y los enojos continúan: “Hicimos con mi marido una fiesta de cumpleaños para nuestra hija en la sede y nunca jamàs, nos dieron un recibo. ¿Dònde fue esa plata”. Otra joya sin pulir: “Actos partidarios podràs ver acà; mas de un solo partido. La politización de la institución es autèntica; no es una protesta alocada o una sensación. Si no estàs con ellos, no existìs ni te dejan participar”. 

La Asamblea no destrabò la àspera cotidianeidad. Podrìamos llegar a intuir que la profundizò, con personas descontentas y, en apariencia, inhabilitadas, según sus decires, para obrar por dentro de la entidad. 

El tironeo es constante, porque para los Autoconvocados es muy visible el deseo oficial de no permitirles asociarse, pero para el oficialismo, justamente, mis lectores del alma, èstos “no quieren asociarse, son afines al Intendente y sòlo critican sin meterse de lleno en la diaria del fomentismo de Villa Aurora”, explicarà resuelto un referente oficial de la Sociedad de Fomento. 

El 28 no hubo votación. La única lista se proclamò ante una treintena de asistentes, con Federaciòn presente y la Comuna ausente. “La Municipalidad no fue invitada”, aclara a este cronista una voz autorizada del Palacio San Martìn. 

Ni chicha ni limonada. Cada uno a su casa. Como antes. Unos, fieles a sus ideas y los otros ídem. De un lado los miembros de la casa fomenteril, enfrente los autoconvocados. Asì de simple y de complejo.

Por Mario Delgado.-   

Advertisement

Opinión

Gustavo Béliz, ¿el Censor moderno?

Published

on

 

Entre las noticias que se disipan con facilidad asombrosa, quizá por propia decisión de los autores o por la vorágine cotidiana de la población que se abate cada hora màs frente a la imposibilidad manifiesta de arribar con bien a fin de mes, aparece una que realmente debiese inquietar, molestar y acarrear un intrínseco repudio generalizado. 

Lo que mayor grado de preocupación conlleva esta mala nueva, es quien la pergeña: se trata del doctor Gustavo Bèliz, un intelectual de fuste, partìcipe incluso en varias gestiones de gobierno, una persona de diálogo, allende la Iglesia Catòlica, con sòlidos predicamentos. Sin perjuicio de su capacidad mental y su experiencia política, su propuesta nos podría hacer retroceder en el tiempo y llevarnos al oscurantismo de la última Dictadura Cìvicomilitar donde obraba un mìtico personaje llamado Tato, el Censor que se ocupaba, cual su descripción, a cortar literalmente películas y dejarlas asì servidas al público, sin aquellos toques de presunta inmoralidad, o negativismo, según claro el análisis del poder de turno. 

La sospecha de Bèliz lo sume en un mar de fango. Lo degrada y lo posiciona en un sitio muy inexplicable. No se podría volver desde ahì, si su proyecto cobra vida. Entrarìamos todos en una etapa sòrdida y poco convencional, donde otra ocasión màs, la utilización del miedo inoculado, saldría a recorrer calles y computadoras personales. 

Para don Gustavo, las redes sociales, tan difundidas y al alcance de cualquier mortal, son una herramienta conductora de jezabèlicos hábitos, entre ellos distinguimos la crìtica al oficialismo de este momento. 

Hete aquí que este señor propone, sesudamente, que se cree, que se implante, que se imponga por Ley, un ente regulador de las redes “para que dejen de intoxicar el espíritu de nuestra democracia”. 

Nadie puede digerir tamaña noticia y no caerse de espaldas, cuando menos. Por las intuidas consecuencias que irìa trayendo consigo tal asedio a la gente de este país. 

Obvio, existiría en tal caso, un explìcito Manual de Consulta donde estarán escritas las normas del censor. Allì brotarìan los rìos del saber oscuro de las prohibiciones, que en la praxis ya han cobrado víctimas, por ejemplo en Facebook, donde se han bloqueado perfiles o hackeado cuentas por “dichos ofensivos” contra el poder central.

Entonces lo peor es actuar con indiferencia, no subrayar lo inviable de esta fantochada. Denunciarla con amplitud y sin temor. El pánico ya demasiado daño le hizo a esta nación durante la prolongación indefinida de las bucólicas cuarentenas autocràticas. 

Màs allà de ciertas actitudes de personas en las redes, convengamos que los grandes demonios que acechan en las chinescas sombras, no provienen de postear en casa cosas anti gubernamentales. La problemática concreta està en otro lugar. 

El falsear la verdad con relatos inscriptos para la oportunidad; la creciente impunidad; la carencia comprobable de nobles ejemplos. (Recordemos nomàs un segundo lo acaecido en Olivos y la fiesta cumpleañera de Fabiola. Se ordenaba una baterìa de imposiciones y no se procedìa ni siquiera en la alta esfera, a servir con el ejemplo. Una parodia mentirosa de un poder enclenque y sin autoridad). Y se podría citar como sello, la corrupción que galopa libre por las praderas vernàculas, cada hora con mayor liviandad.

Por tales motivos, mis amigos, excomulgar a las redes sociales, ponerlas en apuros, es un intento llano de legalizar la censura a ultranza y para nada habla en favor de quien se ufane de avasallar los derechos elementales de cada quien. 

Quizà los antecedentes de la inconstitucional sucesión de mórbidas cuarentenas, le ofrezca a Bèliz un platillo caliente, tentador y apetecible. Si la ciudadanía y los medios, nada expresan con denuedo sobre esta impúdica alternativa, tal vez tenga, pues, el alicaído poder una luz de ventaja para someter al manso pueblo. Depende de todos frenar al pichòn de Tato, al censor moderno. 

Por Mario Delgado.-  

Continue Reading

Opinión

La consolidación del poder de Ezequiel Galli

Published

on

Nuevas alianzas.- La construcción de poder del actual Jefe Comunal se evidencia, ya a esta altura, de forma bien definida, al menos si se presta atención a variopintos detalles, a saber: A) Un acercamiento al ex Intendente doctor José Eseverri, con intercambio de personas que han ido a dar al Ejecutivo o al Legislativo; B) Estrechos lazos de unión con un eje de mando olavarriense: la Cooperativa de Luz y afines, incluyendo al Peronismo Republicano, un armado de centro derecha, en el Frente Juntos y dándole cause a la fusión con una nueva concejal. Hoy Coopelectric cuenta pues, con dos ediles de su riñón. La prolongación vía Decreto de la concesión sanitaria, es un emblema claro de tal amistad; C) Una novel forma de tratar el Alcalde a la UCR vernácula, que en su momento fue crìtica con la Administración Central olavarriense. La llegada de Belén Vergel, mediante un movimiento táctico, abre un canal de visión más sentida del rol radical dentro del clan oficialista; D) La invención por parte de Mariano Ciancio y demás referentes de la Unión Vecinal y la entrada triunfal de Javier Frìas, previo enroque, al Concejo, es otra puerta corrediza a los barrios y a las entidades fomentistas, al menos, claro, a aquellas afines al abogado Intendente. 

Interna del PRO.- El partido de referencia del líder de Rivadavia y San Martín, se ubica hoy en una etapa de ebullición intestina, aunque quizá un poco más moderada la acción que lo advertible en el Frente de Todos a nivel nacional. Hay, cuando menos, mis amigos, cuatro apellidos en danza: Mauricio Macri, ex Presidente y quizá todavía una mochila de plomo desde lo electoral, pero sin perjuicio de ello, un manual de consulta y con la experiencia de haber sido componente de Casa Rosada. 

Horacio Rodríguez Larreta y la reciente visitante Patricia Bullrich se anotan también en la punta de la compulsa. Habría que divisar a Marìa Vidal tal vez, aunque no tan encaramada a la red. 

Por fuera.- Miguel Pichetto, desde su Peronismo Republicano, ya a manifestado su intención de unirse a la disputa por el liderazgo de Juntos y ser candidato al sillòn de Rivadavia. 

En la órbita del émulos de Alem, están Cornejo, Morales, Loustou y Manes, y podría aparecer otra u otras figuras interesadas. 

Provincia de Buenos Aires.- Se comenta que la Provincia que habitamos tiene la entereza del Diputado Diego Santilli, adoptado por varios sectores, Su apetencia a Gobernador no vislumbra aún adversarios dentro del armado, aunque no se descarta con el devenir de las semanas, nuevas intenciones llegando a la arena. 

Lo local.- La gran pregunta es, mis lectores del alma: ¿Ezequiel irà por la re reelección al sillón de don Amparo Castro? Especulaciones hubo y habrá, empero, hasta que el hombre diga que pretende. Se rumorean posibles nombres, en caso de desistir. Entre Hilario Galli y Diego Robbiani, con divergencias y mediciones en barrios y localidades. 

La pata peronista, por fuera del gallismo o galicismo puro, ¿la quiere obtener un periodista, siendo la voz por estos pagos cementeros de Emilio Monzò? Por otro lado, y hablando de rumores de otoño, ¿Longo y Fayanas están siendo tentados o son sólo cuentos de diván?

Como es lógico pensar, falta todavía y en el crucial horizonte, puede emerger alguien con propuestas o con la cara seductora. El ánimo de la gente en general, se ubica muy resentido por la cotidianeidad, mas nada se rechaza nunca del todo. 

Las piedras en el zapato del Jefe político nativo son distintas y complejas: las quejas por un presunto abandono del mantenimiento de las localidades, justo a semanitas de la elección no vinculante de Delegados. Llueven las peticiones y reclamos por demandas viejas y nóveles. Tales sugestiones dictan pedidos de mejores calles hasta de atender la salud. Desde un balneario hasta luminarias. 

La denominada Causa Terrenos es una página negra. O gris. Pero molesta, aunque las reacciones populares varíen con la distancia. Pasar el tiempo sin datos certeros ni responsables ya definidos, cansa a la población que entrecruza el tema con perfiles partidarias contrarias. Mucho ruido y poca nuez. “Si no cayó con lo del Indio”, dirá algún memorioso. 

La posible presencia de agentes municipales, en la red de venta irregular, no es un tópico menor. El asunto es deslindar culpas y clarificar pronto. 

Las viviendas del TUVI y la disputa entablada, por precariedad y reyertas de ocasión, son un par de evidencias de un modelo de intención de edificar poder, alguien de la contra, desde la óptica del escándalo. ¿Sirve tal cuestión en una modesta aldea como esta?

Ezequiel, a su turno, construye poder, caminando por valles de luz y de ciertas sombras. Nunca nada, hasta aquí, opacò del todo su talante, a excepción de la traumática visita de Solari, de cara al electorado mayoritario. Habrà que atender entonces, a los pedregullos del instante. Si prosperan y lo hacen ceder, o quedan en el olvido. Como lo del Indio. 

Por Mario Delgado.-  

Continue Reading
 Farmacias de turno en Olavarría Facultad de Derecho