Connect with us

Opinión

¿Desdoblar las elecciones?

La Academia y la Polìtica piensan hoy mismo en la posibilidad de desdoblar las elecciones, fundamentalmente en la Provincia de Buenos Aires.

Published

on

Claro que disponen de distintos tiempos. Los señores académicos suelen tomarse las cosas con mayor paciencia; los amigos políticos no cuentan en su haber con tal virtud: están sometidos a mirar el reloj y el almanaque a diario.

Sabido es, o por lo menos, fácil de asimilar, que la puja democrática no solo requiere de los triunfos electorales. El asunto primordial transita por el carril sinuoso del còmo llegar, cada dos años, a ese tiempo de urnas.

En nuestro país existen 25 sistemas electivos: 24 son provinciales y el último, de carácter nacional. Cada veinticuatro meses, pues, se reafirman las preocupaciones de quienes hacen la política vernácula. O sea, usando sus propios conceptos, el “tiempo apremia” y cada dìa cuenta.  Cada acción – o inacción – también los marca a fuego.

Comprobado se halla a esta altura, mis amigos, con tantas votaciones a cuestas, que motivos extra, ayudan para bien o, en su defecto, inciden para mal. Una tormenta económica o una crisis social no bien atendidas, pueden embarrar la cancha.

Pero hay un detalle impresionante que no debe dejarse de observar: si se divisa un horizonte promisorio en Casa Rosada, es probable intuir que no habrá dramas o sorpresas en los cuartos oscuros. Mas si asì no ocurre, pueden surgir los éxodos o diásporas de dirigentes hacia donde caliente la luz solar. Las lealtades, dicho como complemento de la frase, no son muy usuales en este ambiente.

Ante la perspectiva de un mal paso a nivel de Balcarce 50, los personeros del desdoble electoral, cobran una inusitada vigencia, emergiendo de las cenizas.

El uso y costumbres del sistema democrático actual, y la intención de librarse gobernadores del peso de plomo del presidencialismo argentino, es interesante. Sobre todo, recalquemos, cuando las encuestas albergan posibilidades negativas para los estamentos provinciales, o para algunos de ellos en particular, si siguen ligados al Gobierno Central.

De tal magnitud es el ítem que aparecen las conveniencias del instante para las provincias, que advierten los yerros o desatinos, y, por ende, el futuro incierto del poder nacional.

Hay que revisar un ejemplo emblemático acecido en el 2009. Las elecciones legislativas en la Provincia de Buenos Aires se concretaron anticipadamente, a raíz de una reforma por ley al Còdigo Nacional Electoral, impulsada aquella ocasión por Nèstor Kirchner, que hizo votar al pueblo bonaerense el domingo 28 de junio, en lugar del domingo 25 de octubre como hubo de estar previsto. El resultado fue desgraciado para el oficialismo de turno. El kirchnerismo adujo una contingencia mundial de tinte económico, pero tal excusa no tenía asidero científico, ya que en otras 25 naciones hubo elecciones ese año y no perdieron los gobernantes.

Volviendo al eje de la cuestión, aunque a la sociedad se le diga otra cosa, los políticos se ven preocupados por su porvenir. Por la próxima contienda del 2023, nada trivial.

Entonces se da un toque sutil a viejas recetas: se citan las loas de la Boleta Ùnica, o se reflota el mensaje del Voto Electrònico u otros encantos fabricados para seducir al elector anticipadamente. Y, entre esos ingredientes citados, se ubica variar la fecha de la elección a Gobernador. Esto es sencillo de entender, pues, aunque genere cierto escozor: mientras se respira inflación, desempleo y demás penas, la zona política, se pone en movimiento para concentrar las acciones pertinentes en aras de lograr su permanencia dentro del plato. No perderse en lontananza.

Sin embargo no será tarea fácil mutar las reglas de juego electivas. Hay dos provincias argentinas que, por su Constituciòn, no pueden sufragar la misma jornada que el resto. Ellas son Tierra del Fuego y para ejecutivas, Chaco. En Corrientes se da en forma indirecta, de acuerdo al cronograma. En el resto, quizá no habrìa dilemas. Apelando a la memoria recordemos lo sucedido en 2003. Desdoblaron aquella oportunidad 14 provincias.

Arribando de lleno a la Provincia que habitamos, la de Buenos Aires, cabe consignar que por aquí, nunca ha habido adelanto alguno de elecciones a Gobernador. El único antecedente, perdonen que sea incisivo, fueron las legislativas de 2009.

De modo tal que genera incertidumbre en quienes propician un viraje de fecha, puesto que la comunidad se halla habituada a concurrir un solo dìa a votar. Y aceitar engranajes de concientización, sería un esfuerzo titánico y sin horizonte positivo asegurado. Por otro lado, se recuerda a la ex mandataria provincial, Marìa Vidal, que anhelaba tal acto, previendo ya una derrota unida al ex Presidente Mauricio Macri, en 2019. Èste no permitió el traslado de fecha y finalmente, Vidal sucumbió.

La Provincia de Buenos Aires capta el 37 % del público elector nacional. La segunda Provincia viene muy distante: Còrdoba, con un 8,69 %. Por tal motivo, es intrigante todo el armado, toda la construcción de los estrategas del posible desdoble. Ya se elaboran trabajos al respecto. El barco que tienden a salvar es el de Axel Kicillof. Las dudas y desconciertos en lo nacional, son tòpicos a contemplar.

Nada garantiza a priori, por supuesto, que adelantar la votación vaya a ser un boom electoral, favorable claro al mando provincial. Por otro lado, y al unìsono, hay que oìr el tañido de las demás campanas provinciales y distinguir si ellas, a su vez, ansìan algo idéntico. El efecto de un “tropel” de territorios yendo a las urnas antes de tiempo, podría causar otro rasgo. Pero nada se subraya por ahora con certeza suprema.

Por último, afirman entendidos en la materia que, generalizar el cambio de fecha, podría verse cual refugio del presente oficialismo provincial bonaerense. Pasarìa a situarse como un sòlido argumento para apuntalar los deseos propios de continuidad, sin riesgos tan fuertes como si van pegados a las elecciones a Presidente.

Por Mario Delgado.-

Advertisement

Opinión

Causa terrenos: flotan dudas

Flotan dudas sobre la denominada “Causa Terrenos”. Una híper ventana abierta a la corrupción en las narices del pueblo olavarriense, con diversos actores en danza. Se suponen una serie de temáticas, por un lado, y se investiga por otro, en aras de dar con el centro del pozo.

Published

on

Los entrecruces partidistas han sonado desde el arranque de esta historia, o sea, desde mediados de enero del presente año. La oposición, o parte de ella al menos, perfila sus dardos con prudencia pero los direcciona a sostener la hipótesis de un autèntico “robo para la corona”.

Es interesante distinguir ciertos aspectos que han trascendido aùn a medias, de còmo habrìa operado un cìrculo aceitado de rufianes al servicio de seducir incautos – o no tan incautos –  compradores de lotes.

Un plan urdido en las sombras por personeros del mal y el presunto y consiguiente enriquecimiento ilícito. Aunque quepa saber todavía, mis amigos, si la plata ingresada en las arcas oscuras del engaño, era para ellos o había otro propósito subyacente. Y otro receptor de la suculenta “ganancia”.

El modus operandi necesitaría, seguro, de excelsos datos catastrales, de un vendedor desfachatado y entrador y alguna oficina habilitante de tamaña “fiesta”. Y, por supuesto, el aval intrínseco de alguna escribanìa, como para maquillar la operación y dar una linda dosis de tranquilidad al comprador.

La cosa hubo de iniciar, tal vez, cual juego de naipes, en una reunión de amigos. Y se profundizò a raíz del éxito alcanzado. Quienes eran y quien comandaba el barco fuera de la ley, es tarea hoy de la señora Justicia. Jugosos datos se aguardan. En realidad, se presiente màs de lo que verdaderamente se sabe.

Un terrenito aquí y otro màs allà. Y una burla a la objetividad, a la credibilidad. Denuncias hubo, al parecer, desde hace bastante. Mas algo o alguien, frenò cualquier intento desestabilizador del programa inmobiliario. No era cuestión de perder la ventaja establecida y quedar con las manos vacìas y los rostros enhiestos antes de tiempo, mis amigos.

Entre ayuda social y terrenos librados al azar, transcurriò un lindo lapso de especulaciones y tropelías. Los posibles clientes caìan en la red, endulzados posiblemente, por el bajo monto exigido por cada lote. El valor del mercado no condecía ni por asomo, con el precio sugerido por los hoy atados a las sospechas e investigados.

¿Còmo resultaba factible adquirir un terreno en 500.000 pesos, cuando el valor al dìa en inmobiliaria, databa de unos 3.000.000 millones de pesos? Una oferta imperdible que, por cierto, tenía también la opción habilitante de entregar un vehículo como parte de pago. Como prenda de compromiso.

Nombres expuestos, videos, diálogos y denuncias que no terminan de contabilizar, empero, la numérica cifra que opositores esperaron con ansias. Y comparaciones con otra época cuando saltaron inmensas “desprolijidades” en torno a viviendas. En este plano es bien polémica la cosa, porque quienes defienden al Intendente de aquèl escàndalo, avalan la tesis de que èste Alcalde, debió conocer los movimientos siniestros de estos ambiciosos y malévolos seres. Las diatribas no se resuelven, sino que toman un cariz bien politizado.

Las estafas y la asociación ilìcita que habrìan conllevado estas ventas irregulares, son materia de estudio judicial. Pero pocos profieren la alternativa, a su vez, validada por las circunstancias, de que quienes compraban, sabían o intuían la rareza del negocio.

Miedo y vergüenza a denunciar se ha exhibido como causa de no existir màs personas trayendo sus quejas. ¿Miedo y vergüenza, por què? Por la sencilla y tajante razón de señalar lo antes expuesto: no todos los presuntos adquirentes de lotes, eran tan inocentes y humildes ciudadanos como para no advertir la endeblez de lo que se les presentaba tan raramente, tan “campechanamente”.

Hubo quienes obraron con malicia a su turno. Adhiriendo a la orquesta. No les intrigò saber el còmo, sino comprar a un precio irrisorio. La codicia se paseò oronda.

Un vil proceso que debiera culminar con el descubrimiento a ultranza de la verdad. Caiga quien sea. Un ruin plan sobre el cual flotan dudas.

Por Mario Delgado.-

Continue Reading

Opinión

De la tercera Sesión del HCD

La columna de opinión de Mario Delgado

Published

on

En la jornada previa al inicio de los feriados por la celebración cristiana de la Semana Santa, sesionó el Deliberativo local con la aprobación de tres pedidos de informes, ocho resoluciones, nueve comunicaciones y cinco ordenanzas. Un Decreto expuesto, fue rechazado por mayoría. 

Las contundencias de las divergencias entre oficialismo y oposición se van notando con claridad. Es más, es interesante divisar cada gesto, cada silencio o cada frase porque la vereda de enfrente posee al menos dos componentes que no se opacan en arrojar misiles hacia la bancada oficialista, o, mirando un tanto más allá, hacia el Ejecutivo mismo. 

Esas vertientes de contraste las exhiben el Interbloque “Frente de Todos” y la edil de “Ahora Olavarría”, Celeste Arouxet. El tema es apasionante, puesto que no desaprovechan ocasión para disponer a punto la artillería pesada hacia “Juntos”. 

Si bien hubo algunas consideraciones que se tomaron un respiro, como el sentido homenaje a la doctora Susana Alonso, o la tarea consciente de “Pelucas Solidarias”, donde los arbitrios de la unanimidad congeniaron, no faltó motivación para discurrir en críticas en cuanto se abría una puerta. 

La actitud de Arouxet ya viene dando frutos. Y frutos electorales incluso. Su intención es firme y resuena con claridad: pararse como una vigía del control comunal. Los servicios públicos concesionados en la ciudad, son siempre excelente rótulo para abrir el grifo de la ineficiencia del ente controlador, léase la mismísima Municipalidad. 

Su propuesta de crear una Comisión para el profundo análisis del asunto, no fue recibida con beneplácito por la rama oficial, y, luego de conceptos bien calientes, la votación le jugó a la contadora una mala pasada. El rechazo a su Proyecto, empero, no la abrumó puesto que continuó en su rol estratégico, poniendo énfasis, por ejemplo, en la liviandad con la cual el Palacio San Martín, ve hoy la actividad social, recreativa y cultural, desprovista, según ella, de claras ideas para apuntalar las concreciones, que se han venido a menos. Y, por tal motivo, son los vecinos, los privados, quienes toman la posta de generar eventos públicos. Faltó decir, eso sí, que se debiese liberar ya el “Salón Rivadavia”, tradicional espacio de la cultura local, sujeto hoy a ser una oficina. Inaudito. 

Entonces, después de una alocución del edil Carlos Coccia, donde resaltó el legislador oficialista, la intervención comunal en la reciente realización de la peatonal de la calle Necochea al 3100, otra vez volaron los proyectiles por la presumible insuficiencia ostensible de creatividad municipal. 

Y el peronismo no se queda atrás y busca pretextos de todos los colores. Un ítem de carácter general, presentado en el Congreso por el Diputado Diego santilli, y puesto en los pupitres por Miriam Mosescu, de “Juntos”, sobre la probabilidad de generar empleo joven, dio pie a una bocanada interminable de chicanas y vueltas de tierca, entre el pasado lejano y cercano y la lucha Macri-Cristina. Una tras otra las voces se sumaron al dispositivo “Pegue que es gratis”. Larga y estéril pugna que excede a los destinos de dominio del HCD vernáculo. Pero es un ejercicio que no se abandonará jamás, sobre todo en un tiempo marcado por reacomodamientos políticos y expectativas, de cara al 2023. 

Por Mario Delgado.-   

Continue Reading
 Farmacias de turno en Olavarría Facultad de Derecho