Connect with us

Opinión

Deja vú presidiario

Publicado hace

Mis lectores memoriosos tendrán de seguro bien presente las imágenes elocuentes de aquél memorable 25 de mayo de 1973 cuando asumía su cortísima presidencia el “tío” don Héctor Cámpora en medio de toda una conmoción. 

Ahí nomás intentó el hombre dar cumplimiento a una promesa electoral muy promocionada: la inmediata liberación de presos por razones políticas, esencialmente de vertiente peronista. De modo tal que anunció en su mensaje ante el Congreso el pronto envío de un Proyecto de Ley al respecto. Pero los hechos se precipitaron. 

Las aguas no bajaban mansas por ese entonces y la “gloriosa” Juventud Peronista marchó rauda, casi al mismo tiempo en que el presidente hablaba en el Parlamento, hacia el Penal de Villa Devoto con un único objetivo: proceder a apurar la salida de los “cumpas” entre rejas. 

El ministro del Interior era Esteban Righi, quien, oh casualidad, se vuelve a meter como por encanto, en estos enredos carcelarios actuales. La movilización entusiasta y decidida, se abastecía en una consigna cantada muy directa: “Reviente quien reviente, libertad a los combatientes”. 

Estoy transmitiendo hechos históricos, datos. Precisión; no opinión. Y en la capilla de la Unidad Carcelaria de Devoto se improvisó una oficina y se negoció con nerviosismo la salida airosa del lugar de detenidos peronistas, sumándose también integrantes del marxista Ejército Revolucionario del Pueblo. Empero el encuentro negociador se vio cortado de pronto con la presencia del señor Abal Medina, exponente justicialista de fuste, quien anunció intempestivamente un indulto que aún no había sido ni siquiera firmado. 

Y la puerta principal del recinto se abrió para los presos políticos y para otros que se colaron. Hubo algún tiroteo y escaramuzas raras con un par de muertos nunca del todo aclarados. Y otros penales siguieron el ejemplo de liberar militantes, dirigentes y presos “comunes” que supuestamente se mezclaban aprovechando la instancia de confusión que se producía. 

Fueron sucesos. Cada uno de ustedes mis amigos, les irá otorgando la explicación que confiera más apropiada. Como a este increíble deja vú que se está presenciando por estos días de pandemia y obligado aislamiento. 

Parece no quedar bien determinado el matiz de la orden ni la procedencia de la misma hoy. Lo cierto y tangible es que hay que vaciar las cárceles por temor a un masivo contagio del virus coronado. Ante tal crucial circunstancia, es difícil entender con premura, quién dio el primer paso; mas lo certificable resulta obvio: no solamente han salido o saldrán detenidos con riesgo de salud o aquellos a punto de cumplir su condena. 

La liberación del ex vicepresidente Amado Boudou, fue la chispa incendiaria intolerable. Ese regalo de la excarcelación dado con tanto ardor por jueces garantistas, cobró nuevo impulso y han visto ya los aires de la liberación 780 homicidas, 513 violadores y 72 abusadores. Como así también una serie de barras bravas y demás “pillos” de diversa ralea. Y claro, en el medio, funcionarios corruptos que habían sido sentenciados a diversa cantidad de años de encierro. Y otra vez, como en el ’73, Villa Devoto tiene prensa. 

Los hilos invisibles de este proceder, tienen un o una artífice, desde luego. Lo verá con claridad quien desee verlo. Las anteojeras pueden ser voluntarias, por qué no. Pero nada es casualidad. No lo fue aquel desbande setentista, ni lo es tampoco este. Detrás de la excusa que se pretende instalar y exhibir como válida, hay otro propósito más vital y siniestro incluso. Ayer y hoy se unen inexorables, con pequeñas diferencias si se quiere, pero con inestimables similitudes. 

La intencionalidad de liberar presos va por un carril netamente político, puesto que, fíjense ustedes, nadie ha puesto el grito en el cielo por los detenidos de la época del denominado Proceso de Reorganización Nacional, quienes más allá de objeciones, son indudables almas en riesgo físico por su avanzada edad. 

Hechos, no opinión les dejo hoy aquí. El porqué de este tumulto y quién lo fogonea, no merece demasiadas alusiones. Yo sé que ustedes son perfectamente capaces para resolver la encrucijada.

Por Mario Delgado.-      

Advertisement

Opinión

Las precisiones del diálogo

Publicado hace

Ante los requerimientos de vecinos de las localidades, especialmente Sierras Bayas y Loma Negra, el Municipio ha tomado distintas conductas, estableciendo un canal de diálogo con una y tildando de “política” la otra serie de demandas.
En “Opiniòn Olavarriense” el propio señor Subsecretario de Gobierno, Emilio Vitale, explicó su tarea de ir en varias ocasiones a Sierras Bayas y charlar mano a mano con la gente, reunida en asamblea, incluyendo en ese diálogo fluido al Delegado Guillermo Rikal.
Y las mieles de los acercamientos han derivado en un reciente “encuentro cumbre”, también con referentes de Coopelectric. Y en esa mesa abierta y participativa, se pusieron en claro los ítems que venían preocupando a la vecindad. Sin dramas ni prejuicios. Con las cartas dispuestas.
Tal fue asì, mis amigos, que tanto los mismos habitantes sierrabayenses, como el señor Vitale, quedaron muy conformes y satisfechos con el momento compartido, por el nivel de comprensión y respeto demostrado por las partes concurrentes.
Las dudas se disiparon y, si bien los vecinos estarán atentos al cumplimiento efectivo de lo prometido, tanto por la Comuna como por la Cooperativa de Electricidad, el ànimo ya es otro. Se sienten atendidos, no tan olvidados ni ninguneados.
El señor Vitale subrayò la predisposición vecinal y los pasos dados para lograr el objetivo central: calmar las aguas y avanzar en entendimientos claros.
Mientras se distienden los músculos por este costado, en la otra vera del camino, se anticipa una novel medida de protesta: “Viernes 22, de 18 a 21 horas, en el Arco de ingreso a Loma Negra. Estamos sin respuestas”, refleja un cartel – invitación lomanegrense.
Es evidente, entonces, que las realidades no son idénticas y que no se miden ambas protestas con la misma vara.
A propósito, para Emilio Vitale, lo de Loma Negra se inscribe en algo totalmente opuesto a lo de Sierras Bayas, aunque pueda haber similitudes en ciertas consignas mencionadas.
Su visión presiente y le asigna a este sector un “barniz politizado”, por lo tanto “no podemos hablar de igual a igual”, explicò. “No es sincera esta jugada”, declaró el funcionario ex Concejal.
O sea, para el Palacio San Martìn, alguien fogonea a o en Loma Negra desde las sombras, con intereses de desgastar y hacer quedar mal parado al Gobierno Local. Veremos què pasa esta semana.
Por Mario Delgado.-

Seguir leyendo

Opinión

El gusto o peligro de repetir

Publicado hace

Se advierte con una mirada global, que este gobierno nacional replica decisiones ya vistas, ya tomadas con antelación por sus antecesores. Una vuelta de tuerca fotocopiada que evidencia además, efectos de corto plazo y sin conquistar beneficios generalizados en un país desmoronado.
En tal sentido pràctico, nos iremos encontrando particularmente este año, con medidas de carácter paliativo, que cumplan empero una tarea compleja: permitirle a Casa Rosada una buena performance electoral en las legislativas de octubre. Y, previamente en las PASO, si se concretan por supuesto.
Es un tòpico sustancial y previsible. Balcarce 50 no desea, para nada, tener sorpresas àsperas o adversas que no lo convaliden favorablemente en las urnas. Al contrario, ya anhela fomentar un cùmulo de planes para solidificar su cimiento y arraigo en la mayoría del electorado argentino. Porque esta próxima contienda en los cuartos oscuros, es la bisagra hacia las presidenciales y habrá que ir marcando territorio desde lo antes posible.
Un vèrtice fundamental en la vida de los argentinos es la economía, por ende, se van generando acciones cortoplacistas, poniendo erróneamente mucho ènfasis en restringir el tipo de cambio, tratar de esgrimir precios fijos y augurar bajo todos los métodos, el consumo interno desmesurado.
La realidad no da para bollos ni tampoco para yerros bruscos. Asì que el inminente acoso de volver a devaluar el peso, es una preocupación muy común para el Ejecutivo central y su equipo económico.
Pero los pasos dados no corresponden a quienes bucean en un manual diferente, en un camino nuevo y màs conveniente. No, mis amigos, hete aquí que el poder actual, recae, reincide en hechos ya prefijados, los cuales nunca dejaron huellas positivas. Una recaìda nostálgica lamentable. Porque se retoma el sendero de beneficiar a los importadores por sobre los exportadores, mas, a su vez, se comprime cada hora a los tejidos de la economía, de modo que se mantiene el cìrculo vicioso.
Y, a todo esto, en un marco tan crucial, no se profundiza en un trabajo conciso: atacar los dominios de doña Inflaciòn. Opta el Gobierno por emitir màs cantidad de dinero para programas sociales que sirvan a un propósito sugerente: facilitar la venta de productos alimenticios en su mayoría y dar, ante el público, la imagen subjetiva por cierto, de que en Argentina se pervive con un consumo adecuado, pese a las circunstancias desfavorables.
Los ìndices inflacionarios trepan hasta las nubes y los denominados “precios cuidados o controlados” por el Estado, suelen brillar por su ausencia en las góndolas, como ha ocurrido antes también. Nada novel bajo el sol de enero.
Algunas empresas han sido ya autorizas para destrabar las tarifas enrejadas, y otras todavía no. Sin embargo el caudal de lamentaciones de la gente, no concuerda con los pronósticos de los mandantes de turno. El viejo juego de la manta corta. Los problemas acucian màs que las salidas de emergencia ofertadas por el oficialismo, que no concibe un programa potable, sustentable y alejado de ideas populistas y de corto alcance.
Los días son números, pero inciden en un mar de fondo distinto a otros. Veremos como timonean tal mar bravìo. Lo que salta a ojos de buen cubero es simple: no aprendieron la lección previa.
Por Mario Delgado.-

Seguir leyendo