Connect with us

Coronavirus

La Facultad de Ingeniería diseñó un respirador y podrá fabricarlos

Ingenieros de la Unicen diseñaron un respirador que costará la décima parte de lo que cuesta uno de su tipo en el mercado y que podrá producirse con componentes nacionales en menos de 10 horas por unidad.

Publicado hace

En los próximos días harán la última prueba en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y si éstas son satisfactorias, podrían empezar a fabricarlo inmediatamente.

Se trata de una gran noticia para los distritos de la región que no cuentan con la aparatología suficiente. Ya que en este contexto de hiperdemanda no encuentran alternativas ni en el Estado ni en el mercado. 

Pedro Escobar es bioingeniero, docente e investigador en la Facultad de Ingeniería de la Unicen con sede en Olavarría. Es parte de un equipo que integra a 14 ingenieros y estudiantes avanzados y que en los próximos días podría plantar un nuevo hito en la historia de la Unicen. 

“Cuando explotó lo del Covid-19 surgieron un montón de iniciativas para producir respiradores y nosotros no fuimos ajenos a eso, pero nos diferenciamos porque quisimos hacer un verdadero respirador y no la mecanización de algo que debía hacer una persona”, explicó.

“Apuntamos a diseñar un verdadero respirador. Tomamos varios de los respiradores que teníamos a disposición en los hospitales, los analizamos e hicimos un resumen con todas las características mínimas que tendría que tener un respirador, hecho con componentes que pudiesen conseguirse en el país y que pudiese ser fabricado en el corto plazo”, añadió.

Ese trabajo se realizó en tiempo récord. Sin sábados ni domingos, contrareloj, mirando el avance del contagio en el mundo. “Estamos terminando esta semana la versión definitiva. Haremos los ensayos en el INTI y si tenemos su ‘ok’, podemos empezar a fabricarlo”, indicó Escobar.

La iniciativa del equipo tiene como valor adicional que desde el comienzo imaginaron un contexto mundial esquivo a ofrecer componentes tecnológicos específicos. Por eso los componentes que eligieron son asequibles en el país. Con ellos construyeron este “dispositivo de asistencia respiratoria mecánica” que tiene como principal función proveer a un paciente del oxígeno que no le garantizan sus propios pulmones. 

El equipo mezcla aire comprimido y oxígeno -ambos de grado medicinal- y los introduce en el paciente a una presión controlada para no dañarle los pulmones. Y todo esto garantizado a partir de sensores y alarmas especiales.

El desarrollo de la Unicen podría ser vital para que los municipios de la zona no queden atrapados en la demanda desmesurada de respiradores que se espera durante el pico e la pandemia. Se calcula que se requerirán unos 10 mil respiradores en el país y las empresas argentinas que los están fabricando no podrán cubrir esta exigencia.

En este contexto, la “devolución” de la Universidad Nacional del Centro a su comunidad sería “vital”, la diferencia entre la vida y la muerte de cientos de sus habitantes. 

La Facultad de Ingeniería que hizo el diseño también podrá fabricarlo. Otra gran noticia. “Con los insumos disponibles, se puede montar en 6 horas y controlar en otras 4 horas. Unas 10 horas por respirador”, explicó Escobar.

Y otro detalle no menor: el costo. Si un respirador, en el mercado, cuesta alrededor de 18 mil dólares, el equipo que ha desarrollado la Unicen costaría unos 1800 dólares, la décima parte.

FUENTE: Radio Tandil

Advertisement