Connect with us

Las 5 de hoy!

Entró en erupción el volcán que en 2018 había provocado un tsunami devastador

El Anal Krakatoa está ubicado en Indonesia. Este viernes por la noche comenzó a expulsar llamaradas de fuego. Evalúan evacuar a los pobladores de las zonas cercanas.

Publicado hace

El volcán Anak Krakatoa, ubicado en el estrecho que separa Sumatra de Java, en  Indonesia, entró en  erupción este viernes por la noche lanzando material magmático y enormes columnas de ceniza, según informaron fuentes científicas. El “hijo” del legendario Krakatoa, en 2018 ya había generado un tsunami que dejó cientos de muertos.

De acuerdo al registro de cámaras que tiene dispuesto el Centro por la Vulcanología y la Mitigación de Desastres Geológicos de  Indonesia, el volcán empezó a expulsar llamaradas de fuego desde el viernes por la noche y se mantuvo en  erupción hasta este sábado por la mañana.

Además, se lograron detectar columnas de ceniza moviéndose en dirección oeste-noroeste que alcanzaron los 15 kilómetros de altura, según consignó el sitio web Volcano Discovery, que también agregó que se detectó un punto caliente térmico fuerte.

Tanto la cámara web en la isla de Anak Krakatoa como la costa (a una distancia de 40 kilómetros) muestran fuertes fuentes de lava del volcán.

“Esta parece ser la fase eruptiva más fuerte desde la violenta actividad freatomagmática después del colapso parcial del volcán el 22 de diciembre de 2018, que desencadenó un tsunami mortal que mató a cientos de personas en la costa oeste de Java”, agregó.

Sin embargo, con el correr de las horas, la actividad parecía haber disminuido aunque las fuerzas de seguridad estaban considerando una posible evacuación de los residentes.

Por su parte, el vulcanólogo Devy Kamil Syahbana consideró como “normal” la actividad volcánica.

“Cuando ocurren erupciones en algunos volcanes en  Indonesia, eso es normal y en el país, todos los días hay una  erupción volcánica, expresó. 

En 1883, la isla volcánica conocida como Krakatoa explotó dejando de existir y generando un gigantesco tsunami y lluvia de cenizas que acabó con la vida de cerca de 36.000 personas.

Tras la  erupción y la desaparición de la isla, surgió una nueva isla volcánica llamada Anak Krakatoa (hija de Krakatoa) que continúa creciendo a razón de unos 13 centímetros semanales. 

Advertisement