Connect with us

Coronavirus

Un fármaco antiparasitario que se vende en todo el mundo podría eliminar al coronavirus en 48 horas

La investigación fue realizada en cultivos celulares por científicos australianos y luego publicada en la revista Antiviral Research. Se llama ivermectin.

Publicado hace

Un estudio colaborativo dirigido por el Biomedicine Discovery Institute (BDI) de la Universidad de Monash en Melbourne (  Australia), que se realizó en conjunto con el Peter Doherty Institute of Infection and Immunity (Doherty Institute), evidenció que un medicamento antiparasitario aplicado en cultivos celulares es capaz de matar al nuevo coronavirus en 48 horas. Se llama ivermectin y que está disponible en todo el mundo.

“Hemos descubierto que incluso una sola dosis podría eliminar todo el virus a las 48 horas y que, además, a las 24 horas se produce una reducción realmente significativa”, revelaron los investigadores, cuyo trabajo fue publicado en la revista Antiviral Research.

Se trata de un medicamento antiparasitario aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) que también demostró ser eficaz ‘in vitro’ contra una amplia gama de virus, incluidos el VIH, el dengue, la gripe y el Zika.

No obstante, los expertos advirtieron de que aún queda realizar los ensayos en personas. “La ivermectina se usa ampliamente y se considera un medicamento seguro. Necesitamos determinar ahora si la dosis a la que se puede usar en humanos será efectiva, ese es el siguiente paso. En tiempos en los que estamos teniendo una pandemia global y no hay un tratamiento aprobado, si tuviéramos un compuesto que ya estuviera disponible en todo el mundo, eso podría ayudar a la gente antes. Siendo realistas, pasará un tiempo antes de que una vacuna esté ampliamente disponible”, afirmó Kylie Wagstaff, autora principal del estudio.

Aunque se desconoce el mecanismo por el cual ivermectin actúa en el virus, de acuerdo a su modo de acción  en otros es probable, que funcione para evitar que el virus “atenúe” la capacidad de las células huésped para eliminarlo.

El uso de esta medicina para combatir la COVID-19 dependería, según la científica, de los resultados de más pruebas preclínicas y, en última instancia, de ensayos clínicos, con una financiación que se necesita urgentemente para seguir avanzando en el trabajo.

La ivermectina se utiliza desde desde la década de los ’80 para tratar los piojos, sarna y varias otras infecciones causadas por parásitos. Asimismo, también se le da uso para tratar la rosácea, una enfermedad de la piel.

Además, el hecho de que la ivermectina sea un medicamento que ya fue estudiado y aprobado para tratar otras afecciones ofrece una ventaja decisiva con respecto al desarrollo de nuevos medicamentos, un proceso largo que suele requerir muchos años de estudio de la seguridad y la eficacia antes de poder llegar a los pacientes humanos.

FUENTE: Crónica

Advertisement