Connect with us

Coronavirus

Quieren bajar en el norte de Italia a unos mil argentinos varados en un crucero

La mayoría son adultos mayores. “Es condenarlos a muerte”, dijo la hija de una pasajera de 76 años.

Publicado hace

La situación se conoció a través de un familiar de una pasajera de Bahía Blanca, quien realiza gestiones ante las autoridades nacionales por la angustiante situación que viven casi mil argentinos varados en un crucero de Costa Pacífica por Europa.

De acuerdo al testimonio de Patricia Papaleo, la hija de una pasajera bahiense, “el capitán del barco los está trasladando a Génova, al norte de Italia, uno de los países más comprometidos con la pandemia del coronavirus”.

   “Mi mamá, Zulema Madama, tiene 76 años, y Jorge Pino, otro vecino bahiense, de 73, son dos de los pasajeros del ‘Costa Pacífica’, pero son más los bahienses que hay, como 50”, dijo Papaleo al diario La Nueva.

   Hasta ayer estaban en el puerto de Marsella, al sur de Francia, “pero no los dejaron bajar, ahí solo descendieron 220 franceses”.

   Y la empresa, Costa Cruceros, anunció que los van a trasladar hoy al puerto genovés, adonde llegarían mañana.

   “Son casi mil argentinos, todos mayores de 60 años. Es condenarlos a muerte”, aseguró.

Sin contagios

   El crucero Costa Pacífica partió de Buenos Aires el 3 de marzo y se dirigió hacia Brasil, donde estuvo aproximadamente hasta el 8. Luego suspendió las escalas.

   Aseguró la entrevistada que no hay ningún pasajero con síntomas del virus porque siempre estuvieron arriba de la embarcación.

   “Estuvieron varados como 10 días a unos 500 kilómetros de la costa de Mauritania (al oeste de África). Empezaron a racionalizarle la comida, a cobrarle 6 euros las botellas de agua, que debía tener sin cargo, y a cortarles por momentos la comunicación. El capitán se comunica muy poco con ellos”, sostuvo Papaleo.

   Luego el crucero llegó a los puertos de Tenerife, Málaga y Barcelona, en España, aunque los turistas no pudieron descender.

   La situación de Madama y el resto de los ocupantes es de angustia e incertidumbre. Tanto como la de sus familiares que esperan novedades de este lado del mundo.

   “Estoy hablando con mi mamá solo por WhatsApp escrito, no puede mandar audios ni nada, así que imaginate lo que es para una mujer de 76 años. Ella iba a viajar con una amiga pero a último momento fue sola. Tiene sus ancestros en Italia y esta era la última oportunidad para hacer un viaje así”, explicó.

Se comunicó con Solá

   Papaleo, a través de algunos contactos políticos, pudo enviarle un mensaje al canciller argentino Felipe Solá, para que tome cartas en el asunto, porque no son solo los bahienses sino casi un millar de argentinos los que quedarían varados en Italia, con el riesgo que ello implica.

   “Génova no tiene aeropuerto internacional, no les garantizan dónde van a parar, nada. Mi mamá está remal de ánimo. Entre ellos se reúnen y tienen reuniones muy aguerridas si se quiere, la pelean entre todos Ella tiene insuficiencia renal y tiene que cuidarse. Mañana llegan a Italia y no sabemos qué va a pasar”, afirmó.

Advertisement