Connect with us

Opinión

Irreemplazable

Publicado hace

Estaba perdido, humanamente perdido, dando vueltas por la casa, recreando en mi cabeza la mañana en que te vi, tratando de recordar cada instante, para traer a la memoria el más mínimo detalle, para saber por donde empezar a buscarte, sintiéndo ese calor del último beso aquel, que me quemó los labios por última vez. 
Y me sentí culpable, de haberte dejado así sin más, olvidada en alguna parte, entre tanto desorden, con tanta desidia de mi parte, como si fueras a estar siempre disponible, como si tu cuerpo delgado pudiera estar siempre visible para mi. 
Asi, tuve que perder el orgullo y arrodillarme, en silencio, sin llamarte, para poder mirar en esos lugares donde muy pocas veces suelo ir y estirar las manos y buscarte a ciegas hasta tocarte.
Estabas tirada debajo de la mesa.
Ahora volvimos a ser tres.
Yo, el mate y vos, mi bombilla irreemplazable.

Advertisement