Connect with us

Opinión

Una Audiencia que no resuelve nada pero que muestra

Una mirada sobre la Audiencia Pública realizada por el Aumento del Agua.

Publicado hace

La Audiencia Pública por el Aumento del Agua desnudó al menos varios ítems para desglosar y obtener un cúmulo directo de opiniones que, desde diversos vértices, se elaboraron y explicaron. Algunas más producidas, otras apelando incluso puramente a los sentimientos. Todas válidas, desde luego. 

Es imposible no decir, como aclaración al pie de página, que el pedido coopeléctrico de aumento en la tarifa de agua corriente es bastante chocante e inoportuno se diría también, en un crucial marco de billeteras vacías y falta de oportunidades laborales. 

Sin embargo las estimaciones de la cooperativa, determinan la necesidad de un incremento prominente en cada boleta que llega al usuario. Y este punto produce la efervescencia debida.

Se podría empero señalar que se suponía mayor presencia de vecinos atentos a los mensajes. No fue tan así. Hubo gente pero no la cantidad que ameritaba tal acontecimiento. 

Aunque sin peso resolutivo, la reunión motivó discursos bien encendidos con la mecha de la oposición. Aportando datos y multiplicando énfasis en decir rotundamente no a la suba, tales alocuciones dejaron un baluarte para el análisis: la cooperativa nuestra es en verdad una fachada, porque detrás se visualiza una empresa privada que sólo vela en definitiva por sus intereses económicos, por fuera de las vicisitudes del momento de cada socio.

Argumentando pésima administración, como mínimo, se enumeraron diversas falencias y anexaron marcada insensibilidad social, a la hora de atender ciertas emergencias. Se aconsejó entonces desde el púlpito, reconsiderar la medida propuesta o, direccionar la cuestión hacia otro ángulo mucho más preciso: municipalizar el servicio. 

En un año electivo para la casi centenaria cooperativa, con una nómina opositora en ciernes, las frases adquirían mayor sentido. Solamente había que interpretar gestos y palabras. Y bullía una pregunta: ¿Si ganase la vereda de enfrente, mantendrán los privilegios actuales a empleados y demás adeptos? 

Por otro lado, los defensores de la cooperativa de la calle Belgrano, explicaron su sentir desde varios rincones, aportando recuerdos, compromiso social, buenas actitudes con entidades intermedias, acompañamiento directo ante circunstancias puntuales, y también el viejo slogan de continuar con una administración “que es de acá, es nuestra”. 

La Cooperativa de luz ha construido, a través de sus décadas de trabajo, una imagen romántica de cercanía con el pueblo olavarriense. Tal dimensión fue mencionada por supuesto, como bien era de esperar en la calurosa noche del miércoles 4 de marzo. 

Y hubo una tercera vía que, con sumo equilibrio, trató de hacer ver que debía optar la gente coopeléctrica por una pequeña revisión a su anhelo y disminuir el número de pesos de aumento sugerido. Una especie de salida salomónica a la temática tan urticante y atrayente. 

Más de tres horas de discursos y muchas añoranzas contadas. Y proyección al futuro también. Ahora los ediles pondrán blanco sobre negro. Sirvió, no obstante, la Asamblea para conocer números y cifras galopantes, como algún sueldo de personas adscriptas a la emblemática cooperativa céntrica. 

Lo que no quedó para nada claro es, entre otros tópicos desde ya, la cantidad real de personas que laburan en la faz de obras sanitarias. Por ahí sonó que 70, o 52 o 34. 

Por Mario Delgado.- 

Advertisement