Connect with us

Opinión

Fomentismo federado: las horas previas a la Asamblea opositora

Son tiempos difíciles para la actividad. La saga de desencuentros comenzó hace rato y no posee visos de concluir.

Publicado hace

Faltan apenas horas para un momento cumbre del fomentismo nativo: la llegada de una expresamente pedida Asamblea Extraordinaria para subrayar, ¿una vez más?, ciertos tópicos que la zona de oposición divisa y por ende, solicitar una nueva composición electoral, un rápido llamado a elecciones libres en la entidad cabecera. Y, también dejarán en claro los asambleístas que debiera expedirse la Justicia en los venideros días, a través de un recurso de amparo que pondrán en manos de quien corresponda. 

Son tiempos difíciles para la actividad. La saga de desencuentros comenzó hace rato y no posee visos de concluir. Por el contrario, ejerce cada día mayor atracción. Inclusive en el ciudadano no vinculado con el tema.

El discordante asunto de recambio de autoridades en la entidad madre, vino a ensombrecer un ápice más, a un ya caldeado ámbito. Y las contraindicaciones son variadas. Pero lo concreto resulta evidente: hay por lo menos dos bloques diferentes, dos sectores divorciados entre sí, separados por un novel Muro de Berlín. 

Y en el medio de la controversia, se yergue el Municipio. De buena fuente se nos informó que el Gobierno local no ha reconocido oficialmente la conformación de una Comisión Directiva instrumentada en la Sociedad de Fomento “Independencia”, con don Jorge Videla al frente de la misma. Por tal motivo, las especulaciones crecen minuto a minuto. 

Para la Comuna, si tal cosa es así efectivamente, el señor Jorge Salías continúa siendo el líder de la Federación y deberá anunciar en breve un llamado a votar, con la construcción por supuesto, de una Junta Electoral imparcial. 

Hete aquí se constata una inquietud crucial, si seguimos este razonamiento: ¿Cuáles serán las entidades en condiciones de sufragar? Aunque podría darse el escenario de que la Directiva federada actual no dé a lugar, interpretando que ellos son los referentes autorizados. 

Empero, el ánimo de la respuesta no se tarda en arribar, desde el Palacio San Martín: “Todas las instituciones que reúnan las mínimas exigencias, a saber cuota al día y acta constitutiva”. Al parecer, hoy por hoy, habría un reducto de, como mínimo, tres entidades que no tienen la documentación presentada oportunamente en la oficina de Rivadavia y San Martín. Veremos que sucede de aquí en adelante. Mas las brasas del fuego queman y consumen. 

Toda esta pintura se tamiza a su vez con visiones políticas de corto y largo alcance. Nada es casualidad y el río suena trayendo rumores. La politización del fomentismo es tan palpable como la luz solar. Negarlo sería ingenuo y hasta temerario. Entonces desde este portal, lanzamos la incógnita al aire sutil de la mañana: ¿No es acaso todo este asunto un buen caldo de cultivo como para ir intuyendo, si se quiere aún de lejos, una probable compulsa intestina en el Palacio San Martín, donde se baraje el apoyo o no a una conducción, a una forma de hacer fomentismo, a lo que representa el poder de los barrios?

2023 está distante. Pero no lo suficiente como para que no haya pretendientes al sillón de Amparo Castro que dejará el abogado Ezequiel Galli. Y amasar la fortuna de conciliar con los barrios y localidades, es de buen político. 

Ante todo este cuadro descripto muy sintéticamente, los vericuetos se tornan más atrayentes todavía, mis amigos. Sin embargo, habrá que tener una pizca de paciencia para observar qué se dictamina este lunes 17 en Tacuarí 4268, en el lugar de la Extraordinaria. El libro de las crónicas fomenteriles continúa siendo redactado. 

Por Mario Delgado.- 

Advertisement