Connect with us

Opinión

A propósito, el fomentismo y sus mambos

Publicado hace

Con enorme respeto y aprecio por la comunidad fomenteril de nuestra ciudad, les entregaré esta oportunidad un pizarrón de temas y pensamientos que voy elaborando día a día en el contacto con los referentes de diversos barrios y localidades. 

Los problemas actuales de público conocimiento, abonan ideas y proyectos concernientes al futuro de la entidad cabecera, de la vapuleada hoy Federación y de la actividad en general, de cara a los nuevos tiempos y a las circunstancias que se van presentando como insalvables escollos. 

Los invito, pues, a leer y reflexionar juntos quedando abierto a vuestras formas de contemplar esta nota. 

1.- Camino a seguir.- Es altamente potable sugerir una institución cabecera que se establezca en un sitio determinado, en un local, en una oficina como supo tener otrora. Aunque hay aquí un drama: ¿Quién puede hacerse real cargo del pago del alquiler de ese sitio? Algunos dicen aumentemos la cuota de socio y de allí se abona. Otros rechazan esa tesitura y van hacia el lado de la Comuna, o sea que el Municipio se haga cargo del respectivo monto. Una tercera pata difiere, sentenciando una inconveniencia en tal apreciación, ya que se perdería la independencia teórica con el Palacio San Martín. 

2.- El aval comunal.- En este contexto convulsionado y alocado que envuelve al fomentismo vernáculo, ciertos fomentistas se preguntan en voz alta: ¿No iremos acaso hacia la génesis de una Federación paralela quizá, con apoyo municipal y con mayoría de instituciones dentro de la misma?

3.- La principal carencia. ¿De qué carece hoy el trabajo en cuestión, esta loable tarea de servir al vecino? Ah, mis queridos del alma, parece que coinciden varios actores del tópico que nos faltan en la vidriera DIRIGENTES. O sea, hay una ausencia marcada de auténticos dirigentes, dispuestos a todo y jugados el todo por el todo por la causa. 

Los compromisos personales, la vida vertiginosa y otros motivos, hacen que cueste horrores reemplazar comisiones o seducir sangre joven en determinados casos. Un referente debe volcarse de lleno al esfuerzo de enarbolar la enseña institucional correspondiente. Y a veces, eso cuesta más de lo imaginado previamente por cada quien. 

4.- Funcionarios acordes.- Del otro lado de la vereda, también es menester ubicar representantes municipales de alto nivel. Con decisión y autoridad. Así de directo y de simple. Que sean de una sola palabra. Que pongan la voz en alto y sinteticen la visión reglamentaria por lo menos hasta el sacrosanto día en que Federación posea su Personería Jurídica. La ambivalencia de algún funcionario, trunca objetivos. Y la postura del Ejecutivo de turno, con relación al mundo fomenteril, debe reconocer su carácter perceptible, por ende debiese estar predispuesto a pagar costos políticos de yerros pequeños o grandes. 

5.- No son la misma cosa.- En las habituales reuniones mensuales, sale a la luz una dicotomía existencial entre las sociedades de fomento y las juntas vecinales. Tienen proyectos y problemas diferentes. Viven circunstancias diferentes. Por tal motivo, hay quien plantea una idea fuerza: la concreción de dos entidades madre, una para las juntas vecinales y otra para las sociedades de fomento. ¿Tendrá cabida tal sugestión?

6.- En tal sentido, una Escuela.- La modernidad requiere una Escuela de Dirigentes urgente. En tal espacio los futuros y actuales dignatarios fomenteriles, irían elevando su ya valorable condición. Y actualizando conceptos y deberes legales y de administración. Un apéndice especial es, lógico, el asunto de cómo y quién financiaría el funcionamiento continuo de tal academia que no solamente atraería a dirigentes barriales, sino también de otras disciplinas. 

7.- El rol.- En un orden de prioridades excelso, el cartel deberá exhibir bien claramente cuál es el rol concreto de Federación. Para qué vive dentro de la sociedad. Y de qué forma efectuar su tarea, sin concesiones ni dilaciones. 

Hoy el eje está descentrado y la objetividad, va y viene, oscilando de acuerdo a criterios del momento o de la Comisión que presida. Y al fomentismo, por otro lado, en ciertos casos notorios o no, se lo usa para trepar la montaña hacia algo, hacia algún tesoro, léase puesto de trabajo o “prevenda”. Me río entonces y me hago eco de esa frase despectiva pero concisa: “Federación no existe”. No existe pero todos la necesitan. Y digo bien fuerte, todos: fomentistas y Comuna. 

Por Mario Delgado.- 

Advertisement

Opinión

De las prioridades

Publicado hace

Sólo tal vez bajo los devastadores efectos de la terrible inoculación del miedo que se ha provocado con total intención, se logra gobernar este país. Un territorio donde las prioridades se transmutan y lo evidente se oculta. Donde lo que antes era nocivo y despreciado, ahora es algo naturalizado y soportable. Increíble realidad sostenida a base de trampas y emisión sin respaldo alguno de dinero. Poniendo el centro en quienes pueden alzarse indómitos y dejando de costado a una inmensa franja de jubilados y activos de verdad, auténticos hacedores anónimos de la patria.

La vorágine de información estaciona ante los medios que, asistidos por Balcarce 50, derraman el combustible de los muertos por Covid 19 en todo el urbe, ranqueando los datos por cifras y naciones. Con imágenes incluidas por supuesto.

Sobredosis cotidiana de pánico que entra por las venas de los millones de televidentes que prefieren quedarse en el molde. Justamente dando espacio al propósito prefijado de aquietar aguas.

En este contexto inédito, todo se permite: el incremento hostil de la violencia, la proliferación de la delincuencia, y la división de criterios entre aquellos que avalan a Casa Rosada y quienes poseen otra visión del devenir de los hechos.

La coctelera bulle fogoneada y da como experiencia, peleas e insultos en las redes. No se busca la Verdad con mayúsculas, empero se persigue confundir y entretener. O sea, desviar la atención a cómo de lugar. Viejo artilugio. Pero enfrentando a las personas, divorciándolas de la sana premisa de oír y respetar al prójimo, aunque no crea o piense idénticamente a mí.

Y nos topamos de lleno, siguiendo este razonamiento práctico, con algo impensado. ¿O acaso alguien en su sano juicio, mis amigos, hubiese sospechado siquiera esta magnitud de controles que se observan hoy?

Luchadores férreos y sanguíneos contra la Dictadura cívico militar de los ’70, cargan la cruz de tener que cumplir con aplicaciones y restricciones a lo más sagrado, después de la vida misma, la preciada libertad.

Mansedumbre inusitada orquestada en los laboratorios del miedo. Tipos rudos que se la jugaron para derrocar a los militares de otrora o que protestaban contra De la Rúa, se callan y se persignan sin chistar. Mientras el corso pasa frente a sus narices.

Peores retenes y controles que en los más repudiados mandatos de facto. Y la boquita de millones de argentinos, tragándose este sapo.

Es más común discursar sobre cuestiones nimias que reconocer el hartazgo del laburante, del comercio y de las pymes. El encierro les vino de perillas a varios que ostentan la sartén por el mango. Recién se citan ciertas problemáticas anexas a la cuarentena impuesta desde las altas esferas.

Daños colaterales que el Gobierno intentará subsanar con plata sin fondo, emitida sin pausa para calmar fieras y generar aunque sea un sólido consumo interno. Bañando a la Argentina de planes y aportes momentáneos para que no se incendie el barco. Casi 20 millones de planes y programas de asistencia, sobre 9 millones de almas estoicas que abonan al Estado para que otros disfruten.

Y así se cae un avión de la Fuerza Aérea en un campo allende a Villa Valeria, al sur de la Provincia de Córdoba. Una nave de guerra, Mc Donell Douglas A-4AR, pilotada por el Capitán Gonzalo Britos Venturini, quien murió en la escena. Nos dirán los expertos en aeronáutica una concisa frase al respecto: “La falta de mantenimiento era comprobable”. De tal arista, no se habla.

¿Y de Facundo Castro, qué me cuentan? Casi toda esta encerrona sin aparecer ese muchacho. Mas los derechos humanos han de tener otras ocupaciones porque de él, ni se acuerdan al parecer. Tampoco de ayudar a las víctimas de robos violentísimos.

Las mentes y corazones imparciales, pensantes, se van agotando por tanta mierda desparramada y nunca juntada en serio. Usan y usan a la gente y se reinventan los usadores de gente.

En otro tiempo, en otro escenario, hubiera sido distinto. Acá primó el miedo, por eso pagaremos las consecuencias todos, sin excepciones. Si hasta los mismos defensores del oficialismo, reconocen ya en público que esta cuarentena no va más. No da para más. Pero no es todo.

Por Mario Delgado.-

Seguir leyendo

Opinión

Otra polémica en puerta: el “Programa Potenciar Acompañamiento”

Publicado hace

Mientras miles de jubilados y pensionados se sienten relegados, a merced de asaltos y robos, o de vivillos embaucadores con “cuentos del tío”, sin un ingreso económico acorde a las circunstancias, y a la vez que se hunde el barco de la excelsa productividad por la enervante crisis, Casa Rosada decide lanzar un original y desde su mismo nacimiento polémico plan estándar: el “Programa Potenciar Acompañamiento”, una, en teoría, “bandera firme para la re inserción de adolescentes y jóvenes con problemas serios de adicción a las drogas”.

No deja de verse tal propuesta como un lienzo tendido en busca de sellar un operativo “clientelista sustancial”, han subrayado ya dirigentes de la oposición.

Lo que se intenta es que, bajo el cobijo de la Sedronar, se logre activar un mecanismo de apoyo y de contención real a las personas jóvenes adictas, generando en ellas un apego al trabajo y un proyecto de vida alternativo al mero consumo de estupefacientes, con seguimiento incluido de los progresos del plan.

Por otra parte, se facilitará también que completen el ciclo secundario chicas y muchachos que no lo hayan hecho o que, habiendo empezado, desertaron en aras de saciar su voracidad adictiva.

Tales jóvenes recibirán, vía cajero automático, la suma cada treinta días de $ 8.500, léase la mitad de un Sueldo Mínimo Vital y Móvil al día de hoy. El principal compromiso que han de asumir es el de proseguir el tratamiento hasta que se lo indiquen, sin renunciar o irse intempestivamente de los centros de atención.

Otro ítem a realizar sin titubeos es el de trabajar en el cuidado y mantenimiento del sitio donde estén alojados. Y además, se les irá dando la posibilidad de hacer trámites y de acceder a las clases en los colegios secundarios.

Para aquellos que tengan familia constituida, se los irá guiando para la reconstrucción de esos vínculos, no descartando tampoco amistades y otros lazos parentales rotos o descuidados.

Es, a todas luces un “ambicioso esfuerzo que nos enorgullece y obliga, desde luego, a mirar de cerca y con sinceridad lo que pasa en esta materia tan delicada en nuestra Provincia y país”, expresaron desde el área de Jefatura de Gabinete.

A propósito, Santiago Cafiero inauguró en Curuzú Cuatía al 200 de la localidad bonaerense de General Rodríguez este Programa. Allí se ubica un Hogar de Contención llamado “Vientos de Libertad”. Están al tanto y colaboran Daniel Arroyo y Gabriela Torres, los cuales se han mostrado entusiastas con la obra emprendida en favor de esta franja vulnerable.

El sendero abre un pórtico que habrá que observar bien para obtener resultados concretos y certificar entonces, los veraces alcances de lo planteado. En el trayecto, las voces suelen alzarse para denostar, poniendo como telón de fondo la situación negativa general y los dramas económicos de la gente que la pelea diariamente o la que trabajó cuarenta temporadas y cobra migajas.

El oficialismo, a su turno, menciona el mensaje de “dar oportunidades”.

Por Mario Delgado.-

Seguir leyendo