Connect with us

Destacadas

Se partió la Federación Fomentista ya dividida: por ahora hay un Presidente

En una asamblea convulsionada, Jorge Videla fue proclamado Presidente de la Federación de Sociedades de Fomento sin lista opositora. Incertidumbre si el Municipio reconocerá la elección.

Publicado hace

Una oposición compacta, según reza en un Acta escrita por la señora escribana Laura Lucas,  representado al municipio, en la Asamblea de ayer en Santa Cruz y Azopardo, exigió una Asamblea Extraordinaria para el lunes 17 de febrero y desconoció la presentación de la Memoria y Balance y de la Lista 1 que, finalmente luego de intercambios de voces muy violentas, se autoproclamó novel conducción de la controvertida entidad madre. 

El fomentismo en pleno, salvo algunas excepciones, se dio cita en la sede de “Luciano Fortabat”, o “Provincias Unidas” para expresar lo que pensaba de un camino poco allanado hacia una elección que no fue. 

Enfrentamientos sin arreglo posible salieron a la luz desde el vamos, minutos antes de las 19:30 horas de la víspera. Acusaciones variopintas y defensas exhaustivas de las posturas irreconciliables, se sucedieron sin dejar, en ocasiones, avanzar con los tópicos previstos para la ocasión. 

En este marco, Jorge Salías se despidió de su gestión muy emocionado y reconociendo que hubiese querido otra cosa: una auténtica visión de unidad y respeto mutuo. Pero el tiempo de su cargo estuvo teñido de situaciones inéditas y lo de ayer mismo, volvió a generar el comentario que fue tema de una nota nuestra anterior, dándole pie otra vez a la frase triste: “Nunca en el fomentismo se vio nada igual. JAMÁS”. 

Las irregularidades de ambas nóminas ofrecidas en su hora para ir al sufragio, tuvieron un efecto disímil pero convincente de los nervios y grietas que se advierten entre pares, entre dirigentes de distintas instituciones que se enfrentaron cual perro ante una presa muy codiciada. 

Recalando con prestancia en los resultados que exterioriza todo esto, señalemos que, por un lado la Directiva “bajó” la postulación del opositor Javier Frías y su boleta no se presentó, y por otro, envalentonaron la tesitura de seguir sin miramientos y decidir, en evidente minoría y sin apoyos consistentes, proclamar a Jorge Videla flamante líder federado, en medio del caos reinante. 

Quedan algunas conclusiones por mencionar, como para ir resumiendo y tratar de dejar claridad en derredor de la tétrica contemporaneidad del fomentismo federativo. 

Primer punto a ver sin dilaciones: hubo irregularidades varias que se dijeron pero que, aún así, se siguió como si nada. Faltó el peso de la comprensión, tal vez. En este ámbito, es oportuno subrayar que absolutamente nadie viró en su idea ya preconcebida. Se mantuvo cada cual en sus trece. Nadie reconoció yerros y esto benefició obviamente al oficialismo que dio curso a su plan estratégico. 

La beta opositora no pagó de su bolsillo un escribano (se nos dijo de excelente fuente confiable que les hubiera costado $ 8000 por hora de reunión), lo que podría haber redundado en una amplitud de criterios más definitiva y rápida. Mas a un altísimo costo económico quizá imposible de afrontar. 

Las reuniones conciliatorias anteriores no produjeron la bendición que ameritaba la disyuntiva y ahora queda en manos de la Comuna local, expresar su veredicto, sobre un tema ya medio juzgado o cocinado, con una Comisión incluso ya avalada por escasos referentes pero real, palpable. 

Y, a su vez, deberá llamar o no a esa solicitada Extraordinaria para mediados del segundo mes de este año en Tacuarí 4268, domicilio de la Junta Vecinal “4 de Octubre”, donde todo estaría iniciando nuevamente. 

Muy álgido y alocado todo. Si el Municipio reconoce a Videla al frente de la Federación, éste gobernaría, al menos en teoría, para unos pocos adeptos convencidos de que por aquí se llega a Roma. 

Y si no acepta esta versión de los hechos, tendrá que citarlos a todos en general a esa encendida nueva Asamblea para poner blanco sobre negro, con una votación con tal vez, ahí sí, dos listas antagónicas. 

Empero, y para cerrar por hoy, hay un problemita anexo: el rol del Palacio san Martín en el prolegómeno y en el después de tal entuerto fomenteril. Hubo esfuerzos y fracasos de quienes activaron los mecanismos utilizados. Y entonces entra al ruedo, se cuela sutil y pretenciosa, la pregunta sublime: ¿Se expondrá acaso la Comuna olavarriense en defensa de los opositores y los trasladará a la cima de la montaña de la discordia, cuando éstos mismos, estas 27 entidades no pudieron torcer el brazo adusto de la Comisión vigente?

Por Mario Delgado.-

Advertisement