No Te Va Gustar brilló en un Teatro Municipal colmado

No Te Va Gustar, una de las bandas más reconocidas de Latinoamérica, volvió a pisar suelo olavarriense, ciudad donde siempre son bienvenidos: así se lo demuestra un público fiel que acompaña cada una de sus presentaciones.

Tras sus exitosos shows en Olavarría en agosto de 2014 y septiembre de 2016, donde convocó a una multitud que enmarcó cada uno de los espectáculos; la banda uruguaya – liderada por el argentino Emiliano Brancciari – volvió a nuestra ciudad.

En esta oportunidad, a diferencia de las presentaciones anteriores, el escenario elegido fue nuestro Teatro Municipal. NTVG brindó su show de dos horas de duración, ante una sala colmada, en la noche de este martes.

“Estamos felices de volver después de bastante tiempo, de estar tocando acá en Olavarría nuevamente. En este caso, con un formato distinto, un show acústico donde estamos repasando muchos temas de nuestros 25 años de historia, donde estamos tocando algunas canciones que no tienen lugar en el repertorio eléctrico generalmente, así que tienen una oportunidad en esta gira, que se va a hacer por única vez. Ojala que pasemos una gran noche”. Con estas palabras, Brancciari dio inicio formal al espectáculo, que abrió con la interpretación de “Sólo”.

Esta velada, narró el líder de la banda, fue especial, dado que su guitarrista debió regresar a Montevideo por una emergencia familiar. “Ojala que salga todo bien y pronto esté con nosotros nuevamente, le deseamos la mejor energía y le dedicamos este show”, destacó Brancciari acompañado por el aplauso del público.

Luego de estas palabras, la banda interpretó “Comodín”, “Quería ser como él (Suenan las alarmas)” y “Esos ojos”. Tras ello, el público ya encendido coreó de pie las canciones “Tan lejos” y “Tirano”, para dar paso a un clima más íntimo, donde el músico argentino narró la historia de amor que dio origen al tema “No necesito nada”. “Tenía una novia. Cumplíamos un año juntos y, como en ese momento yo no trabajaba, sólo estudiaba, no tenía recursos para obsequiarle un presente. Entonces, se me ocurrió, le compuse una canción y se la grabé en un cassette”.

“Para los más jóvenes un cassette es un dispositivo rectangular con dos bobinas de cinta donde se podía grabar y escuchar música. Maravilloso”, bromeó.

“En fin. Mi novia quedó chocha y después esta canción la terminamos grabando en nuestro segundo álbum”, concluyó al sonar los primeros acordes de la canción.

Luego fue el turno de “Navegar” para, posteriormente, continuar el relato de esta historia de amor que con los años quedó trunco e inspiró otra canción. “Esta relación que les estoy contando siguió unos años más, hasta que comenzó a deteriorarse y llegó a su fin. Entonces, mientras esto estaba ocurriendo, compuse esta otra canción que es un poquito menos amistosa que la anterior. La grabamos en nuestro cuarto álbum y se llama ‘Una triste melodía’”, narró Brancciari.

Así siguieron “Te quedás (el camino más largo)” y “Verte reír”, para dar paso a un enganchado entre “Cruz de Olvido” (este último con las correspondientes menciones a Juan Zaizar y Chavela Vargas) y “Chau” este último, a pedido de los músicos, interpretado por las mujeres del público.

Hacia el cierre del espectáculo, el público enfervorizado acompañó a la banda en la interpretación de “Pensar”. De esta manera, con un saldo más que exitoso, culminaba esta comunión entre la banda y los asistentes al show, para dar fin definitivamente a la velada con los esperados bises: allí sonaron “Clara” – infaltable – y “No era cierto”.

Así se sucedió esta nueva visita de la banda uruguaya a nuestra ciudad, ante un público que, al momento de la despedida, les rogó que vuelvan.

Comments are closed.