Un joven de 17 años torturó y mantuvo cautiva a su ex novia durante 3 días en Azul

Los gritos de la víctima alertaron a los vecinos. Cuando la policía llegó al lugar, dijo que la joven “se había caído en un pozo” y luego se resistió


Los gritos de una mujer y los disparos de fondo que provenían de una casa en la ciudad bonaerense de Azul alertaron a los vecinos. Intuían que algo pasaba y uno de ellos llamó al 911. Cuando la Policía Bonaerense llegó al domicilio se encontró con una escena primero extraña y luego, brutal.

Al golpear la puerta del lugar, los atendió un joven de 17 años que al verse frente a los uniformados dio una insólita excusa para explicar la situación denunciada por los vecinos. “Mi novia se cayó en un pozo”, les dijo.

El adolescente mentía.

Los efectivos sabían que algo andaba mal y rodearon la vivienda, ubicada en la calle Sarmiento, cerca de las vías del ferrocarril. La forma en la que hablaba el joven y las evasivas los pusieron en alerta. Fue entonces que pidieron autorización a la fiscalía a cargo del caso para ingresar a la casa cuando de un momento a otro, se volvieron a escuchar los gritos de una mujer.

No había mucho que esperar. Los policías ingresaron, redujeron al adolescente -que se resistió- y se encontraron con una joven casi de la misma edad encerrada en un pequeño cuarto, herida con cortes y en estado de shock.

Según confirmaron fuentes policiales a Infobae, en el primer diálogo que mantuvieron los efectivos con la víctima, de 18 años, supieron que el adolescente la mantuvo cautiva por más de tres días. En ese tiempo, según su relato, la sometió a torturas físicas y psicológicas.

La amenazó con una escopeta vieja, sin marca ni numeración. De acuerdo con la investigación, para controlar a su víctima, efectuó disparos dentro de la vivienda. No fue lo único. El joven tenía además una cuchilla oxidada de gran tamaño con la que le hizo cortes en varias partes del cuerpo.

Los investigadores luego descubrieron que el adolescente había sido pareja de la chica torturada y que tenía una restricción de acercamiento.

La causa fue calificada por la fiscal Mariela Cecilia Viceconte, titular de la UFI N° 17 de Azul, como “privación Ilegal de libertad, abuso de arma, lesiones calificadas, desobediencia y atentado y resistencia a la autoridad”.

Fuentes de la fiscalía de azul dijeron a Infobae que el abuso sexual está descartado y que esperan que en las próximas la víctima ratifique la denuncia. Asimismo, mañana se va llevar a cabo la audiencia para definir la detención del acusado. “Al ser menor de edad, los tiempos se acotan y hay que decidir. Nosotros vamos a pedir la preventiva”, adelantaron las fuentes. En cuanto a lo que pudieron averiguar los investigadores, se supo que se trata de una relación “con idas y vueltas”, marcada por el conflicto. “Hubo denuncias cruzadas”, señalaron. La casa donde estuvo retenida la joven de 18 años se encuentra en la parte trasera de la vivienda en la que vive el acusado con sus padres. Por eso van a llamar a declarar a todos los familiares para saber si tenían o no conocimiento de lo que estaba ocurriendo.

Comments are closed.