Un mural que indaga poéticamente el paisaje litoraleño

En el Bioparque Municipal “La Máxima” se realizará la presentación del proyecto institucional de la Escuela de Artes Visuales “Miguel Ángel Galgano, este jueves 10 de octubre, a partir de las 14:00 horas, con una clase abierta a la comunidad.

La propuesta del proyecto intercátedra (EDI Muralismo y Escenografía; Taller Complementario I Pintura), en articulación con el Bioparque, consistió en la realización de un mural, a partir de una intervención en el ambiente de los guacamayos, donde se desarrolla una de las etapas del Programa de Conservación de Guacamayos Rojos.

El trabajo fue dirigido por las Profesoras: Lic. En Escenografía María Josefina Bilbatua; Prof. en Artes Visuales Luciana Navarro, con los estudiantes de tercer año del Profesorado de Artes Visuales, con orientación en escultura y pintura.

En la elaboración, se profundizó en la búsqueda de una mirada autóctona  que refleje el paisaje natural de la selva misionera (hábitat natural de los guacamayos) y los pobladores originarios de la zona selvática de nuestro país, vinculando las realizaciones de los estudiantes con la producción cultural identitaria argentina y latinoamericana tomando como disparador para la realización de bocetos mitos y leyendas guaraníes.

Las actividades artísticas que vinculan a los estudiantes del Profesorado de Artes Visuales, con otras instituciones de nuestra ciudad favorecen el enriquecimiento de sus trayectorias académicas, a la vez que generan producciones artísticas que se insertan en la cultura local, generando un impacto positivo para ambas instituciones y el entorno comunitario.

Programa de Conservación de Guacamayos Rojos

Como ocurrió con otras grandes aves de los bosques, el Guacamayo Rojo, ha sido exterminado tempranamente en muchos sectores de su área de distribución debido a la persecución directa, la desaparición del hábitat y la falta de áreas protegidas. La población que vivía en el sur de Paraguay y el norte de nuestro país, incluyendo Corrientes, donde se extinguió aproximadamente hacia 1850.

Con el objetivo de reproducir nuevos individuos para su reintroducción, desde el Bioparque se impulsa la formación de una red de cría ex-situ con bioparques y centros de custodia de vida silvestre de nuestro país, revalorizando la función social y científica, que cumplen los mismos como guardas de la biodiversidad.

El Bioparque «La Máxima», es considerado uno de los espacios más propicios para llevar adelante esta tarea y en este sentido,  junto a otras instituciones se trabaja en el repoblamiento de esta especie.

En el año  2015  se aportó un macho para ser liberado en la Reserva del Iberá en Corrientes y actualmente se continúa trabajando para consolidar nuevas parejas reproductivas.

Junto con otras  instituciones del país se busca armar parejas reproductivas, que puedan producir individuos, para ser liberados en el interior de la Reserva Natural Iberá y los bosques vecinos, logrando el futuro repoblamiento de esta especie en nuestro país.

El Bioparque Municipal «La Máxima», se encuentra trabajando junto a CLT (Conservation Land Trust–Argentina), Bioparque, Temaikén, Ecoparque Buenos Aires, Ecoparque La Plata y Ecoparque América con  guacamayos rojos (Ara chloropteruso), en el armado de parejas reproductivas.

Continuando con esta política pública de conservación de especies amenazadas, se profundizs el trabajo en el Programa de Conservación del Guacamayo Rojo.

Uno de los ejes centrales es la generación de alianzas con instituciones educativas de la ciudad que puedan mediante trabajos artísticos, educativos entre otros visibilizar el programa que estamos llevando adelante.

“Son muy interesantes los resultados que se obtienen cuando la expresión artística permite revalorizar espacios públicos y programas de conservación, con la guía de la Licenciada Graciela Ortega que desarrolla y lleva adelante el Programa de Educación Ambiental por el Arte”, destacó Flavio Maldonado, director de La Máxima.

Al mismo tiempo, señaló que en el marco de dicho programa se desarrollan “actividades que valorizan  el arte, a través de dibujos, fotografías, poesía, música y artes plásticas”.

“En todas sus formas se puede tomar un contacto directo con la naturaleza y el ambiente circundante, incluyendo el desarrollo de los sentidos y propiciando que cada sujeto pueda expresarse, según sus propias capacidades, intereses y aptitudes, para brindar una mirada diferente y complementaria a los programas biológicos”, agregó.

Desde el Bioparque se busca fortalecer el Programa de Educación Ambiental por el Arte y apostar por su continuidad durante el año 2020, convocando a otras instituciones educativas.

Este mural, que se presentará este jueves 10 de octubre, representa la riqueza desde su constitución, riqueza de colores y miradas, a partir de un trabajo interinstitucional, que combina educación, ambiente y arte.

Comments are closed.