Fomentismo: ¿Y si unimos las partes?

Parece hasta increíble. Casi como un cuento macabro inspirado en tenebrosas historias. Pero no, mis amigos. Es nada más y nada menos que la realidad actual del universo fomentista local. 

Y sí, habrá que desvestirse de pasiones y confirmar la teoría que sostienen los avezados: el círculo fomenteril se ha perfilado en varias aristas, cada una de ellas seguro con las mejores intenciones de llevar adelante la actividad. ¿O no?

Es verdad que alguien, que no hace mucho, pedía consejos a sus pares más sabios, hoy quiere dar órdenes y situarse en un contexto de poder. 

Y tal actitud, acarrea disgustos y divorcios. Por tal motivo, y por otros que ya hemos subrayado en este prestigioso portal con antelación, a ningún observador inquieto se le escurre la liebre: el fomentismo de nuestra cementera ciudad, está ALICAÍDO Y DIVIDIDO. 

Como en toda crisis, hay dos vertientes muy directas: por un lado, existen aquellos que tratan de unir las partes desencontradas y, por otro, un segundo grupo que sugiere empero, barajar y dar de nuevo. Renovando la entidad madre, léase la Federación de Sociedades de Fomento y Juntas Vecinales. 

La institución cabecera hoy no funciona como una madre cobijadora de sus polluelos. Y esta confrontación entre dirigentes, debiera culminar de cuajo. La función esencial de Federación no se realiza, a entender de variada cantidad de referentes barriales y, por tal motivo, ajustaron sus tareas a una concreción de sesgo individual o colectiva, uniendo voluntades con los fomentistas que ven las cosas de idéntico modo. 

En medio del paredón, del “muro de Berlín”, hemos de ubicar las elecciones del 27 de octubre. Timbre clave. Aunque también hay dirigentes que opinan que igual antes, hay que mover los hilos y concretar la tan ansiada refundación. 

Hoy se notarían dos caminos fuertes: 1) Que el oficialismo actual desee continuar. Habría que ver con qué nombre a la cabeza. Y 2) Lograr una nómina de consenso, de claridad con referentes como Walter Vega, José Veyrand, Mariano Ciancio, Javier Frías y otros. Con el acompañamiento de Petty Mapis, Eugenio Fernández y otros. 

Ciancio es un buceador de la unidad. Y está dispuesto a ir de candidato si se cristaliza una boleta única, capaz de aglutinar personas y proyectos, de cara al futuro. El tema es charlar con denuedo y luego del décimo mes, luego de la elección, evaluar probabilidades. ¿O, por el contrario, ya ir saliendo a la palestra y exponiendo las vicisitudes del momento fomenteril autóctono, sin miedos ni censuras previas?

El grito de los barrios se oye. Le están haciendo líos serios a Petty en su entidad. Ciertos opositores que buscan el tesoro de quedarse con la institución a cómo de. No es un caso aislado; podría citar varios malos ejemplos más de intentos de “copamiento” que van acaeciendo ante la visión inerte o cómplice de los que debieran proteger el cuerpo. 

Ante estas circunstancias, amerita una solución que sólo puede provenir del mismo cuerpo fomentista unido, dejando de lado personalismos y rencillas. Entonces gira la calesita en torno a lo necesario, casi imperioso: la lista fuerte de unión tiene que aparecer pronto y colocar los cimientos de un novel tiempo. 

Por Mario Delgado.- 

Comments are closed.