Habemus zanjón de La Rioja

Viene desde el sur. Desde la zona de la Avenida Del Valle, por poner un punto cardinal. Es un brazo hídrico que corre derecho con miles de historias. Mudo testigo eso sí, mis lectores del alma, del ostensible crecimiento olavarriesense.

Es un curso de agua conocido por todos, viejos y jóvenes, como el “zanjón de la calle La Rioja”.
Ha quedado en el medio de la vida urbana el buen hombre. No es su culpa, por cierto. Divide literalmente en dos, con su línea que no es imaginaria.

El tema en cuestión hoy es, que se han ido construyendo viviendas allende el zanjón y las familias entonces reclaman lo que necesitan en forma imperiosa: “Quisiéramos el pronto entubamiento entre Colón y Sarmiento, aunque más no sea”, insta una vecina que posee su domicilio a la vera del abismo, llegando casi a Hipólito Yrigoyen, la señora Rocío Gaiotti. “No tengo vereda ni salida de mi casa por La Rioja. Salimos o entramos por el costado que, por ahora, es un terreno baldío”, reseña la joven mujer alzando a su niña que quiere jugar sobre un montículo de tierra. “Vinieron a corregir este cúmulo, a emparejarlo con el nivel de la calle, pero hicieron un poco nomás y se fueron para no volver”, resume la vecina entristecida por su realidad.

“Hay desaprensivos que arrojan basura y nos ensucian el agua que corre. Aparecen ratas y a veces nos toca increpar a los que vienen. Estacionan sus autos o camionetas y empiezan a tirar porquerías como si tal cosa”, refiere otra señora, Sonia Suárez.
El paso de un sector a otro por Yrigoyen es un puentecito hecho en 1985, así reza en su propia estructura de hormigón. “Hemos solicitado el entubamiento en varias gestiones pero nunca lo han concretado. Nos han dicho que debiera estar más poblada esta franja”, aduce la primera vecina.

La limpieza del cauce de agua, también es tarea a cumplir, en el mientras tanto. “Y colocar un reductor de velocidad porque vienen corriendo por La Rioja sin importarles nada. Motos, autos, todos igual”. “Hace poco chocaron dos vehículos que terminaron en el terreno de la esquina”. A su vez, aducen otro ítem las damas entrevistadas: “En verano, la ausencia del regador se hace sentir produciendo un “colchón de polvo”.

Desde la entidad fomentista del barrio Provincias Argentinas, se han cristalizado gestiones. “Han logrado cosas: tenemos agua, luz y gas, salvo algunos vecinos que aún no cuentan con gas. Pero no podemos ver solucionado todavía este problema del zanjón”.
Entre la frontera del ACUPO y el Provincias Argentinas, existe al parecer una zona sin nombre de dos manzanas exactas que han quedado en un limbo sin pertenecer a ningún barrio. “Nos han dicho desde la Comuna que no somos ni del ACUPO ni del Argentinas”, explica la vecina.
Las inquietudes han sido expuestas muchas veces y aguardan respuesta.

Por Mario Delgado.-

Comments are closed.