De como el aborto sigue dividiendo

Cuestión controversial si las hay, con posiciones harto encontradas, la temática del aborto, influye todavía en la sociedad argentina, abriendo espacios de polémicas y debates acalorados. Entre la rigidez de algunos y la permisividad de otros, no se establece al parecer, un mojón de equilibrio. 

En tal contexto, se dan episodios dignos de ser observados con atención y visos de cierto asombro. 

Tal es el caso, mis amigos, ocurrido en la “Fiesta de la Confluencia”, en la provincia sureña de Neuquén. Allí actuó ante una multitud, la aclamada joven artista Lali Espósito. 

Al poco andar, la agrupación “Unidad Provida Neuquén”, instruyó una campaña vía web, en contra de la muchacha por portar ella, arriba del escenario, un pañuelo verde que esgrimía constantemente. 

Sabido es, desde luego por cada uno de ustedes, lo que representa tal color en este ámbito de discusión: es el distintivo casi por excelencia de quienes propician la despenalización del aborto en este nuestro país. 

El pronunciado revuelo sirvió para que el cura católico del lugar, Rubén Capitanio del Plottier, subrayase presto que la actitud de los “Provida”, no era otra cosa que “un acto de suma intolerancia”. 

Y se despachó a gusto con una serie de argumentaciones que se balancearon entre la libertad de expresión, que a su forma de ver no se debía tocar, hasta toparse con rasgos pretendidamente teológicos para sostener la defensa de la cantante. 

Además acusó sin pelos en la lengua de “fanatismo” al grupo que busca “salvar las dos vidas” y recomendó no caer en los extremos, ya que ellos (ambos extremos), “son malos”. Y sentenció que no se debiera confundir estar en contra del aborto con coartar libertades. 

Más allá de su visión, cabría desde luego, consignar algunos datos salientes y clarificadores del párroco citado en esta nota. Fue, entre otras cosas, oficial montonero y capellán del Ejército en Sierra Chica. Allá por 1975, usó su influencia para conseguir nada menos que 250 itakas que entregó a sus compañeros de marras. Y fue testigo a su vez en el juicio contra su colega Christian von Wernich. 

Por Mario Delgado.-  

Comments are closed.