Coopelectric: ¿Socio no, usuario sí?

Se ha generado un revuelo de aristas inusitadas y muy considerables, luego de conocerse en la red social Facebook, un pedido de los componentes del partido vecinal “Por Olavarría Todos” (POT), que participó recordemos en las PASO de 2017, y que ha continuado desarrollando distintas iniciativas desde allí hasta el presente.
El trabajo actual está pensado con un objetivo directo y sin dobleces: que la Cooperativa de luz local, desprenda a quienes así lo notifiquen, de su categoría de “SOCIOS” y los coloquen solamente como “USUARIOS”, manteniendo por supuesto, el servicio acorde para esa persona, comercio o familia en cuestión.
El rasgo a considerar, está a su vez avalado, de acuerdo a lo averiguado en forma exclusiva por este medio, por más de 5.000 firmas de olavarrienses de diversos puntos cardinales de nuestro distrito y, obviamente, propietarios de medidores de luz o agua.
“No queremos bajo ningún concepto que se vaya “Coopelectric”. Lo que solicitamos es que se nos permita elegir. Hoy no tenemos opción; por ende somos todos “SOCIOS COMPULSIVOS”, alejados de cualquier derecho a reclamar por tal o cual cosa”, se apresura a aclarar un alto dirigente del POT.
Los comentarios llueven a montones en el perfil partidario. Desde los apoyos más acérrimos, hasta las dudas más nimias. Todo es analizable, puesto que el arraigo de la cooperativa eléctrica es de considerar, luego de 90 años de existencia.
“Pero ha llegado el momento de decir en voz alta: ¡Basta!, y ponernos firmes”, sostiene otra voz partidaria. En breves días, el señor Delegado de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, observará con detenimiento los renglones, cada frase del escrito y se expedirá con una visión evidentemente autorizada al respecto.
Pero, seguro que ustedes, mis lectores del alma, quieren saber detalles propios de la misiva que se utilizaría como modelo para enviar a la sede cooperativa pidiendo el cambio de rótulo.
La carta está dirigida al señor Presidente de Coopelectric, doctor Ignacio Aramburu y reza, entre otros párrafos: “De mi mayor consideración: tengo el agrado de dirigirle a usted la presente a los efectos de comunicarle la decisión expresa e irrevocable de renunciar a mi condición de socio de esa Cooperativa, asimismo exijo se respete mi calidad de usuario, ya que “la energía es un derecho humano” y esta posición surge de pactos y definiciones internacionales”.
Y se despacha a posteriori con quejas precisas: “Desde hace años los vecinos del partido de Olavarría, venimos soportando la inclusión de varios ítems en la facturación tanto de la luz como del agua, por ende somos una de las ciudades que abonamos la facturación más alta de la Provincia de Buenos Aires y no es precisamente por los costos de la energía, es por los anexos que esta cooperativa agrega a las facturas de una manera arbitraria”.
Tal actitud, a criterio del POT, perjudica más a “la población de menores recursos” y, a continuación se detiene el texto a mirar hacia atrás: “Por nuestras facturas han pasado ítems como: Fondo de Pavimento, cordón cuneta, desagues pluviales, Fondo de Ayuda para la Energía Eléctrica del Sur, alumbrado público, cuotas por acciones obras eléctricas, sumado a las Ordenanzas Municipales y las nuevas cargas impuestas por la Provincia de Buenos Aires. Esto casi representa un 66 % sobre el final de la factura de luz o agua, que han sido cobradas de una manera compulsiva y arbitraria durante estos años”.
La investigación de los referentes políticos del partido autor de este pedido, los han llevado a otras localidades: “Podemos citar por ejemplo, la ciudad cercana de Pehuajó, donde se otorgó la denominación que nosotros señalamos”, subraya en este caso el apoderado del POT.
Por otra parte, el escrito pretende demostrar fehacientemente que habría un aval jurídico para lo que se requiere, y toma nota entonces de la “Ley de Cooperativas número 20.337, Leyes de Defensa del Consumidor y sus modificatorias: números 24.240, 26.361 11.769 y su marco regulatorio”.
El remache puntual lo indica el hecho de explicitar que: “Una vez aceptada dicha decisión, pido que la Cooperativa Eléctrica de Olavarría me liquide por escrito y en forma discriminada el capital social accionario integrado hasta la fecha. Solicito que ustedes me liquiden los rubros reclamados con los mismos intereses que ustedes les cobran a los usuarios”.
Hasta aquí el escrito redactado cual modelo, insisto, y que servirá de marco de referencia. “Nos hemos encontrado con personas que nos plantean situaciones bárbaras, difíciles de digerir, esbozan, como el testimonio del nieto de una señora que nos narró como su abuela, que abonó treinta años las boletas de energía eléctrica con el servicio de inhumación, y por deber dos meses de luz, no le cubrieron el servicio de sepelio. Una locura total”.
“¿Cuáles son nuestros beneficios como socios?”, se preguntó otro militante del POT. “Nunca nadie da explicaciones ni recibimos alguna noticia del tema”, concluyó.
Son variopintas las puntas de lanza que se clavarían en las costillas de los actuales socios, a entender de los precursores de este planteo. Veremos cuál es la evolución que se registra con este tangencial asunto.
Por Mario Delgado.-

Comments are closed.