Alison Pérez Milione: la operación fue un éxito

La beba Alison Pérez Milione fue operada de escafocefalia el miércoles 3, en el Hospital Garrahan de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y se recuperó prácticamente en horas.

Allí está acompañada por sus papás: Yanina y Gustavo y se hospedan ellos en un hotel de Constitución, cercano al citado nosocomio. 

La familia tiene un contacto permanente, un nexo de información fluido con la señora Stella Maris Pirola, que incluso desde su negocio, en el centro de nuestra ciudad, comenzó, con la debida autorización de los padres, antes de la operación y apenas horas después de aquél evento solidario que se concretó en “El Fortín Bailable”, a trabajar con una alcancía para que cada uno pudiese donar a voluntad, y además también con un bono donación que tenía como premio un juego de sábanas, para colaborar con esto tan crucial que representa el gasto que se insume estando lejos de casa, y ante la necesidad permanente que eso implica de contar con fondos en la billetera.

Ese contacto se mantiene, se afianza y además, podemos ponernos todos contentos porque en principio, la niña está bien, realmente muy bien. Se alimenta, ríe y lógicamente tal actitud conmueve el corazón, el sentimiento, de todos. Pero no solamente de todos los olavarrienses, sino de mucha gente por fuera de esta ciudad y de otras provincias inclusive que se han sumado a una red, a una cadena de rezos u oraciones, a una campaña de ruego permanente por la salud de este angelito. 

Ha culminado sí la convocatoria para donar sangre para Alison. Lo que continúa vigente es la colecta en la Mercería Stella Maris, General Paz 2734, Local 6 de la Galería Social, para que quien pueda, esté dando unos pesitos para los gastos de la familia en Buenos Aires, y los gastos también que se van a suceder cuando incluso estén ya aquí de vuelta. 

Por otro lado se está preparando, mis amigos, una mega feria de ropa y calzados, que se va a cristalizar en breve en la localidad de Sierras Bayas. Pero mientras tanto, aquella persona, aquel vecino que puede llevar una prenda o algún calzado en buen estado, lo puede hacer al comercio mencionado con anterioridad en esta nota, la mercería ubicada al ladito mismo del “Cine París”. Allí va a ser muy bien recepcionada cada donación. 

Además en la localidad de Loma Negra, está la señora Haydeé Pirola, autorizada para tal función receptiva, en su domicilio de Sarmiento 898 y así permitir y facilitar a los vecinos lomanegrenses para que acerquen sus donativos.

Son granitos de arena, son gotitas de agua que indudablemente sirven para acompañar estos momentos de espera, porque todos estamos aguardando con impaciencia por cierto, que Alison y su familia lleguen aquí a Olavarría. Cosa que va a concretarse en un plazo no muy distante. 

Lo que podemos anticipar hoy es que, por decisión de los padres de la beba, ellos van a estar luego de arribar a la ciudad, algunos instantes en la mercería céntrica, para que puedan hacerse presente los medios de comunicación y por ahí algún vecino también que desee saludar a la familia y de paso, por qué no, colabora con esta campaña, tanto con dinero, ropa o calzado. 

La idea central es que la familia va a estar allí para que la gente amiga pueda saludarlos y ver a Alison. 

Por otro lado, vale un agradecimiento intenso a la distancia a: Yamila Basilotta, neurocirujana; Micaela Oviedo, enfermera y Miguel Grijalba, el doctor, el médico cirujano que operó a la niñita. 

Estamos convencidos que Stella en su negocio, y ustedes también, mis lectores, van a recurrir al pañuelo para secarse alguna lágrima porque estos profesionales hicieron un trabajo formidable con la beba, pero seguramente sus manos, su sabiduría, también estuvieron guiadas, respaldadas por esas cadenas de rezos o de oraciones que se hicieron en muchas de las ciudades y pueblos del país. Porque querían mujeres y hombres, ancianos y niños, que esta beba de apenas dos meses y fracción, se recuperase, pasara ese mal trance y saliera airosa.

Evidentemente, entre la fe y la sabiduría médica, se logró el objetivo. Un objetivo que continuará teniendo adicionales, seguirá poseyendo aristas, pero lo primordial está ya en curso. 

Ahora queda esperar por el regreso a casa, por el reencuentro con sus hermanitos y que Alison comience a tener aquí en su propio hogar, la calidad de vida que se merece. 

Seguro que van a venir tratamientos médicos, cuidados y cuestiones recomendadas por los facultativos y que habrá que cumplir  a rajatabla. 

Cada gesto de ustedes, cada ayuda de ustedes, cada rezo u oración, han servido y servirán aún de mucho. Y, ¿saben qué?: Los papás están hoy muy agradecidos con cada uno que dispuso su alma por esta causa. En un gesto voluntario primero y solidario después.

Por Mario Delgado.-    

Comments are closed.