Hermana Magdala: “Olavarría es un pueblo sediento de Dios”

En su casa de Pelegrino 4292, las componentes que viven en nuestro medio de las  “Hermanas de la Fraternidad del Camino”, recibieron a InfoOlavarría y FM Libertad para contarnos acerca de su modo de trabajar y cuáles son sus anhelos en ésta comunidad. La vocera de las religiosas fue la Hermana Magdala. 

¿Qué significa esta Fraternidad, este grupo que vos integrás? “La “Fraternidad del Camino” es primeramente, una comunidad religiosa. Nacimos en San Pablo, Brasil. Allá se encuentra nuestra casa madre y nosotras somos hermanas caracterizadas por el servicio a los pobres. El único título que queremos tener acá en la tierra es ese servicio a los pobres. Nuestro carisma expresa una frase muy particular: “Todo de Jesús; de Jesús todo”. Queremos pertenecer totalmente a Jesús y que el Salvador sea totalmente nuestro, principalmente en los que menos tienen”. 

¿Esta labor de ustedes con los pobres, se refleja de qué manera? ¿En qué ámbitos? “Cada país o ciudad en que nos encontramos, cuenta con sus necesidades, por eso nosotras vamos respondiendo a estas inquietudes. Acá en Olavarría trabajamos con chicas en situación de prostitución, que sería la Pastoral Magdalena y con la Pastoral Familiar en los barrios más periféricos. También visitamos la cárcel de mujeres de Azul. No hace mucho que estamos frecuentando esta prisión femenina, pero allí vamos acompañadas por un padre cura desde hace varios meses. Por otra parte, siempre estamos dando víveres a las familias que vienen aquí y que ya nos conocían de la casa anterior”. 

¿Ustedes están en esta ciudad desde cuándo? “Llegamos en febrero del 2017”. 

¿Vienen de dónde? “Venimos de diferentes lugares de la República de Brasil”. 

¿Se han encontrado aquí con una realidad distinta a la de otros destinos? ¿Cómo la calificarían ustedes? “Olavarría nos recibió con mucho cariño, con sumo amor y claro, las necesidades siempre van a estar, porque como decía el papa San Juan Pablo II: “Los pobres sirven para que nos ayuden a hacer caridad”. Nos quejamos de que existen tantos pobres, pero ellos nos incentivan a ser más humildes. No les imponemos nada; sólo vamos llevándoles a Dios que es nuestro único fin. Las cosas materiales las usamos como una excusa para poder acercarnos. No tengo como calificar el trabajo pastoral, si aumenta o no. Pero sí te puedo asegurar que la gente, en un todo, responde muy bien”. 

¿Cómo es el encuentro y qué acompañamiento hacen con las chicas o mujeres que ejercen la prostitución? “En nuestra comunidad trabajamos con personas flageladas en esas áreas. Las “magdalenas” nos representan a ese Cristo que tocamos pobre, abandonado, discriminado, no amado y no buscado. Ellas poseen esa característica particular de Jesús. Acercarnos a ellas fue para nosotras algo un poco nuevo, porque cada ciudad tiene su idiosincrasia. Pero ellas fueron muy calurosas, buenas. Claro que alguna que otra por ahí no quiere que nos acerquemos, pero en verdad, son pocas las que no nos reciben. Las acompañamos con las visitas que hacemos y oramos por cada una”.

Esto que concretan con tanto cariño y pasión, ¿es un trabajo unido a cierta parroquia o es una tarea independiente de ustedes? “Es una obra independiente a nivel carisma. Siempre hay no obstante, un sacerdote que acompaña a la pastoral, en este caso el padre Estanislao”.  

¿Cómo es el funcionamiento de esta Orden en cuánto al tiempo de permanencia en cada lugar? “Nuestra Fraternidad no está a disposición de la Iglesia; somos una iglesia. El Señor preparó este sitio para nosotras y es un gran deseo nuestro estar en la Argentina. No venimos acá con un plazo de tiempo. Las hermanas podemos pasar, pero la comunidad quiere quedarse”. 

¿Cuántas son ustedes? “Somos cinco hermanas”. 

Se las reconoce por su atuendo, diferente al de las tradicionales monjas que vemos aquí. “Sí, sí porque cargamos el hábito franciscano. Cada congregación mantiene su hábito diferencial”. 

¿Cómo encuentran a esta ciudad, desde el aspecto espiritual? “Yo creo que la fe es algo personal, ¿no? Cada uno se decide a abrazar una fe, en su hogar, de una manera oculta o de una forma más expresiva, como en las santas misas, en las devociones o en las peregrinaciones y así sucesivamente. Pero yo creo que Olavarría se caracteriza por ser ese pueblo sediento de Dios. En diversas maneras: a través de una iglesia evangélica, donde también está Dios, o puede ser en la iglesia católica. Pero es un pueblo sediento del Creador”. 

Para ir concluyendo, ¿Van a participar del evento multifacético “Olavarría Está de Moda, organizado por el profesor Beto Rojas, los días 18 y 19 de agosto en el Salón Rivadavia? “Estaremos sí, como el año pasado, presentando artículos religiosos, denarios, algunos cuadritos, y artículos rústicos para adornar los hogares. Habrá a su vez laicos con nosotras en nuestro stand”. 

 ¿Tengo entendido que habrá una recepción de alimentos que ustedes administrarán? “Sí, claro, apelamos a través de esta entrevista a que los participantes y público en general por qué no, colaboren con un alimento. Esos alimentos no se quedarán en nuestra casa, sino que los repartiremos entre los más necesitados”. 

Entrevista: Mario Delgado.-  

Comments are closed.