La queja cuesta

Absorben las Sierras Bayas el inmenso calor veraniego. Y algunos habitantes de la comarca se disgustan, secándose gotitas de transpiración,  de cara a las facturas de Servicios Urbanos que vienen recibiendo. 

“No hay caso, dice Edith, es menester leer cada una de las boletas, prestar suma atención a los valores y a la “letra chica” también, por qué no”.

Todo esto viene a cuento de una realidad que acucia a la señora sierrabayense y a un gran número de coterráneos. Desde las 128 viviendas del barrio “FONAVI”, hasta otros sitios con idéntica distribución de arterias sin la bendición del asfalto hecho.

Las charlas de vereda suelen ser entonces recurrentes. Hay una honda sensación de incomodidad, cuando menos. Por no decir impotencia o directamente, rabia contenida.

El caso es sencillito como pata de catre. Pero perjudicial para los contribuyentes, a la vez, según lo interpretan éstos.

Edith se yergue con una demostración práctica de lo que les toca, en estos momentos, subsanar.

La cifra a pagar por los servicios de barrido y limpieza, el famoso “ABL”, que incluye también alumbrado público, habría de ser de $ 99, allá por el año que se nos fue recientemente.

Por cierto error de impresión, la cuota mensual trepó en rigor de verdad a $ 132. No obstante, cuando llegó el incremento aprobado oportunamente, el indicador rezó $ 275. O sea, un alza del 217 % por sobre el techo previo.

Aunque una concienzuda revisión por parte de Edith y otras personas afines, da como triste resultado que hoy por hoy, han de abonarle al Estado Municipal la friolera de $ 385, lo que significa $ 110 de más por mes.

Intentando conocer una contestación que ponga los puntos sobre las “ies”, Edith se llegó hasta Olavarría donde, pese a lo previsible, continuó el periplo. En la oficina de Defensa del Consumidor le informaron que ese organismo, no litiga en contra de la Comuna y en concordancia en Rentas le propinaron un auténtico “cros”: “Señora, pague $ 246 para abrir un Expediente al respecto y de tal manera, su caso será evaluado convenientemente”.

El influjo de las alas del astro rey, derrite hielos, pero no “calenturas” sierrabayenses.

Por Mario Delgado.-

Comments are closed.