Discordancias en “Cidegas”

El aire primaveral, cambiante y particular, nos trae en esta oportunidad algunas contradicciones, algunos puntos discordantes entre la visión sindical, la empresarial y las vicisitudes que padecen a diario los cuarenta laburantes de “Cidegas”, compañía dedicada a elaborar tubos de GNC en el distrito Olavarría. 

El aire primaveral, cambiante y particular, nos trae en esta oportunidad algunas contradicciones, algunos puntos discordantes entre la visión sindical, la empresarial y las vicisitudes que padecen a diario los cuarenta laburantes de “Cidegas”, compañía dedicada a elaborar tubos de GNC en el distrito Olavarría.

Las conjunciones de contratiempos son de caracteres diversos y advierten sobre una auténtica crisis laboral que los obreros quisieran disipar cuanto antes, para poder desempeñar sus labores con mayor comodidad y respirar tranquilos.

El tema no es sencillo de resolver, para algunos actores, puesto que la observación sindical no ofrece similitud con lo que, da la impresión, afronta la masa trabajadora de “Cidegas”.

Desde hace cuatro meses, vienen produciéndose retrasos inoportunos en el cobro de los haberes. Y hace concretamente un mes que no perciben su recibo de sueldo.

Además y a raíz de un incidente sufrido por un operario, saltó a la luz del día otra pesadilla: desde hace doce meses, está cortado el radio de acción de la ART. O sea que pese al 21 % de descuento en los aportes, podría deducirse que dicho monto de dinero, no va al lugar que es menester, dejando desprovistos a los obreros de su protección habitual.

Otro rumor potente que nos ha llegado, sostiene que habría voces insidiosas susurrando en los oídos de los trabajadores, una peligrosa letanía: “Si no trabajan, no cobrarán tampoco”. Y se espera una fortaleza, un apuntalamiento a los obreros por parte de la línea sindical de SMATA, que no se estaría cristalizando, aunque la mirada del sector gremial de calle Alsina señala que ha puesto “toda la carne al asador” para resolver  situación tan quisquillosa.

Las historias, es evidente entonces, no coinciden. Porque se los estaría “apurando” a los obreros para cumplir sus cometidos, aún sin cobrar.

Se sujeta todo este panorama gris a un drama sustantivo: la enorme pérdida de ventas que se visualiza en el mercado nacional con relación al producto que fabrica la empresa en tratamiento.

¿Habrá en breve una necesaria reconversión? En el interín del debate, crece el dominio de la incertidumbre y el pesar es grande. Es que algunos de los obreros, ya la pasan mal, también desde lo alimenticio, pues dependen hoy de la solidaridad de familiares y amigos.

Algo raro sucede y es de desear que se clarifique todo, lo antes posible.

Por Mario Delgado.-




Comments are closed.