Algunos rasgos frente a las PASO

1.- Los formadores de opinión están bastante preocupados. Surge un panorama medio sombrío que los pone “del coco”. Resulta que a muy pocas horas de las PASO del 13A, existe una franja de argentinos indiferentes ante la elección y, por ende, tal actitud abre puertas a innumerables conjeturas. Desde las más verosímiles, hasta las más fantásticas.

Lo concreto, más allá de las llamativas consideraciones teóricas, tiene estrecha relación con un dato fidedigno, indisimulable: no hay demasiado entusiasmo por sufragar.

Quizá esto se encadene a que las Primarias han ido perdiendo efecto, ya que son limitadas las fuerzas que, en rigor de verdad, dirimen sus oferentes a través de ellas.

Pero, con un futuro incierto por venirles encima, las PASO de este año, mis amigos, se realizarán como se estipuló y en consecuencia, hemos de mirar de lleno lo que nos sondea el ambiente político por estas preliminares instancias.

2.- La elección se nacionalizará, dándole lugar preponderante a una figura controversial como la ex Presidente que afronta un singular número de causas judiciales en su contra. El efecto polarizador ha servido para colocarla en primer plano y con enormes posibilidades de cristalizar una excelsa movida, sobre todo en la Tercera Sección donde anida un foco de ciudadanos que la estarían avalando, pese a no haber sido beneficiarios de grandes logros durante la era “K”.

El resto de la Provincia y del país, viene con otro color. “Cambiemos” llevaría la bandera a cuadros y comenzaría a reducir el potencial cristinista, cerrándolo, cercándolo solamente a Buenos Aires, a nuestra Provincia precisamente.

3.- El desconocimiento que los candidatos oficialistas poseen, ha dispuesto que María Vidal o el propio Mauricio Macri, salgan a la cancha. Cosa que en realidad tampoco es novel.

4.- Sergio Massa y Margarita Stolbizer tercian oscilando entre un 20 o un 25 % para los más fanáticos del tándem. Es creíble la tesis de que el resto del tren viene muy lejos.

Florencio Randazzo no cuajó y sus votantes se disiparían en octubre, hacia Massa. Y la izquierda no culmina de conquistar terreno. El abstenerse en la expulsión a De Vido, no cayó para nada bien en más de cientos probables adherentes. Y la crisis de “Pepsico” nunca fue aclarada como hubiese sido menester por los líderes del paño rojo. Quedaría quinto, con tal razonamiento, el “FIT”, principal eje de la “zurda” vernácula.

5.- A nivel local, las cartas se barajan nerviosas y expectantes, amigos del alma. No habría que aguardar sonriendo a “full” un eximio ganador. Las visiones transitan por el carril de la extrema paridad, del “cuerpo a cuerpo”. Muy pegaditos varios de los Frentes, de los señores oferentes al Concejo.

Tal vez el pizarrón más atrayente o discutido lo aporte la Séptima Sección y sus Senadores entrables. Adriana Capuano y Telma Cazot competirán por el cetro. Dalton Jáuregui tendrá que solicitarle a los dioses un triunfo aplastante de “Cambiemos” para verse sentado en La Plata.

La tracción hacia Adriana es veraz, porque va en las dos boletas de “Unidad Ciudadana”. Ídem para Telma, con “1 País”. El drama lo asignará el porcentual definitivo de sufragantes, claro. Obvio, en octubre. Mas ahorita se empezaría a deducir factibilidades.

6.- Bruno Cenizo asomaría su cabeza al frente del tropel de seguidores. Pueden ser cuatro o tres de su espacio los que lo acompañen para ir a Alsina y San Martín. No tendríamos que intuir mayor cantidad de “entrables”.

Y con dos se pelearían el vencedor de la lucha intestina del justicialismo cristinista, el massismo oficial y el eseverrismo comandado por Eduardo Rodríguez que es una figura reconocida por los vecinos. Eso se traduce como algo fundamental: los votos de “Cuidemos Olavarría” en un alto porcentaje, serían de él; el resto lo subraya José Eseverri líder del núcleo. La ausencia de un segundo nombre conocido en la lista, jugaría en contra. No son pocos los que esperaran con ansias que fuese Carolina Szelawosky la secundadora del Presidente actual del HCD.

El apoyo a Rodríguez es de doble interposición: para algunos tiene valor por sí mismo y por sus ideas; para otros refrendaría un tiro por elevación, o sea un cierto aliento en los votantes a que retome la postulación José María en dos años. Sin perjuicio de tal pensamiento, no estaría tan fácil la aritmética. Votar a Eduardo, no significa directamente querer que vuelva el ex Intendente.

Claro que estas son líneas escritas desde la atalaya de este modesto cronista, amparadas eso sí, en la charla diaria con la gente. Pero todo se puede modificar cuando las mesas empiecen a cantar su canción, el domingo a la noche.

Por Mario Delgado.-

Comments are closed.