Opinión: Agranden el arco

La cuestión es temeraria, mis lectores del alma. Bien preocupante, si se quiere. Porque hay dieciocho listas para las PASO, aquí en nuestro terruño, sobre diez bancas para concejales en juego y cuatro de consejeros escolares.

1.- La cuestión es temeraria, mis lectores del alma. Bien preocupante, si se quiere. Porque hay dieciocho listas para las PASO, aquí en nuestro terruño, sobre diez bancas para concejales en juego y cuatro de consejeros escolares.

Por un lado tal disparidad de boletas en danza, promueve la participación de la comunidad, aunque se hayan registrado un par de “avivadas” de algún Frente que habría incluido en su nómina a oferentes que no sabrían nada del asunto.

Es menester que los argentinos tomemos el toro por las astas y comulguemos con la presencia, en las instituciones y, por ende, en la política partidaria, tan vilipendiada, dicho sea al pasar.

Pero los casilleros hay que llenarlos con nombres y a las urnas con votos. Y tal aseveración no es tan simple de cumplimentar a la hora de los bifes.

Es evidente que con la mirada más imparcial que se anhele tener, uno deduce desde la cómoda atalaya del observador, que no será una elección común, que alberga más contenido que el de una compulsa corriente. Por las venas de esta PASO, corre el futuro de varias personas y de varios entramados predispuestos para la ocasión, con todos sus enceres.

A prima facie se sospecha que no surgiría un entronizado ganador con demasiada ventaja sobre el segundo. Aunque ciertos militantes optimistas, le den impulso a sus aspiraciones gananciales más allá de toda lógica factible.

Sí es preciso remarcar, sin que nadie se ofenda, espero, amigos míos, que no es para todos la posibilidad de hacer goles en este arco. En tal caso, deberían agrandarlo unos metros para que ingresasen aquellos contendientes más rezagados en la seducción de vecinos.

La competencia no posee aristas repetidas. Es única, original, interesante. Revela que menos de la mitad de los postulantes, tiene concretas chances de introducirse en las bancas. Lo reñido del encuentro tiene más que ver, con reducir espacios y concentrar votos entre cuatro o cinco propuestas a más tardar.

Por supuesto que “vendrán caras extrañas” y que habrá quienes hablarán con “el diario del lunes”. No es nuestro caso, desde luego.

2.- El oficialismo apuesta sus fichas a la figura de Bruno Cenizo, el cual se ha popularizado por entregar escrituras sociales a miles de almas sedientas de tal beneficio vital.

Tendrá que comandar una barca que choca con diversos vientos huracanados: la carpa de los municipales, el desconcierto hospitalario y, por si fuese poco, los estoicos emprendedores de la ex “Incubadora de Empresas” que prometen enraizarse en sus talleres de la calle Guisasola.

Cenizo, el Intendente y Compañía deben proceder con una alta cuota de tacto, porque no sólo sirve para la tribuna ostentar obras. Alguien creyó en su momento que “hacer” era sinónimo de “vencer” y se topó con un problema: la falta de tacto.

El tacto es esencial. Un Gobierno Comunal como éste, que tiende a posicionarse, no debiera concitar a su lado  tantos conflictos sin resolver. Porque cada cosita suelta, es aprovechada por la vereda de enfrente. Tacto, muchachos. Elemental.

3.- El eseverrismo llega al estadio remozado, muy bien vestido, con nóveles apariencias. El comando de la nave es de don José María, pero el capitán que toma la posta esta vez, es don Eduardo Rodríguez, vinculado tanto al estamento Ejecutivo y al Deliberativo a lo largo de su actividad política.

Rodríguez, experimentado pues, logró abrir un camino dispar, abrevar en otras aguas y sacarse de encima algunas espinas que dañaban electoralmente, a la rosa.

Es una auténtica incógnita interpretar hasta qué punto, la ciudadanía podrá acompañar esta lista colectora de “1 País”. Es el reflejo de estándares de renovación que por allí se solicitan y contiene sangre joven en sus huestes. El amor u odio hacia el ex líder de Olavarría, primará. Expresiones de deseos de que vuelva, se oirán nítidas o veladas. El cambio de camiseta tan sorprendente en su momento, ¿pesará o no ahora?

Ya continuaremos en otras columnas, analizando otras ofertas electorales.

Por Mario Delgado.-




Comments are closed.