¿Un Frente Amplio local es posible?

Visionarios dialoguistas de la política local, evalúan con cierto margen de optimismo, la posibilidad en ciernes de ir trabajando con distintos actores, en un “Frente Amplio” que nuclee a referentes olavarrienses de diversos afluentes, de cara al 2019.

Es un plan interesante y atractivo por doquier. El requisito fundamental se centraría en conversar, poner las aspiraciones sobre la mesa y no ser intransigentes, puesto que el éxito de tal misión, dependerá absolutamente de una pizca fundacional de altruismo y desprendimiento.
Ese combo frentista tendría como frontera al oficialismo actual, o sea, debiera verse como una neta alternativa de la vereda de enfrente.
Algunos datos ya se han ido desprendiendo, algunas muestras existen en tal dirección multipartidista. Es que Olavarría posee dirigentes que estarían dispuestos a asumir ese rol tan específico y que son conscientes, por estas horas, mis amigos lectores, que sin un espíritu de unidad real, será muy complicado superar al estándar de “Cambiemos”, pese claro a las contingencias nacionales, provinciales y obviamente, locales.
Los nombres son importantes, por supuesto. Pero también conocer de a poco los alcances de la embrionaria idea irá siendo imperativo. La ex Diputada Nacional Liliana Schwindt, el ex Presidente del HCD, Eduardo Rodríguez y otros postulantes más podrían engrosar la lista de gestores de un nuevo movimiento con eje en la observación hacia dentro del distrito de Olavarría.
Este estadio, en proceso de génesis, para amanecer necesita es indudable, una pendular presencia activa del peronismo, que busca desde hace largo tiempo, posicionarse cual fuerza de liderazgo concreto. En este camino se hallan distintas ofertas, puesto que el justicialismo no está abroquelado tras una sola figura.
El Legislador Provincial César Valicenti, el Concejal Federico Aguilera, son apenas dos referencias de peso. El punto a averiguar es, hoy por hoy, si ellos estarían abiertos a la propuesta y en tal caso, si cederían posiciones en una hipotética lista, o por el contrario, quisieran adjudicarse los primigenios sitios en la boleta.
Por otra parte, habría que indagar en los demás rebaños, a ver si se prenden los otros sectores, los otros ángulos de la edificación de los émulos de Perón y Evita. Porque hay otros apellidos a mirar: José González Hueso, Germán Aramburu, Adriana Capuano, el santellanismo y agreguen ustedes otros dirigentes que bien podrían participar de una cumbre por cristalizar el proyecto.
Otra dinámica a tener presente es el cristinismo y su futuro. Porque en tal sentido, el peronismo a su vez, está separado. Por tal motivo, las especulaciones son de varios tonos.

Entonces, amigos, en un contexto de honda inquietud en el ámbito económico, los opositores emergen con severas críticas al Poder Ejecutivo por la demostrada insensibilidad social, frente a los dramas de los que menos poseen o de la clase media incluso, que es en rigor de verdad, la que siempre paga religiosamente los servicios, tasas e impuestos.

Un recorrido por el centro de nuestra ciudad nos llevará a tomarnos estupefactos el rostro, al advertir que son innumerables los comercios que ahorita mismo tienen un cartel de alquiler o venta en sus fachadas. El anuncio de la obligatoriedad del sistema “Posnet”, echa más leños al ardiente fuego.
¿Aprovechará la oposición para reivindicar mejores épocas? Por otro lado, se palpa en los pasillos de los pre armadores del Frente al que aludimos, que quienes se expresen a favor de la construcción del mismo, tendrán que tener conocimiento expreso de los barrios y las localidades. Un político con los zapatos embarrados, vale oro. Un postulante que no sepa lo que acaece en su derredor, ya no sirve a la comunidad harta de insensibles que sólo aparecen dos meses antes de las contiendas electorales.
Por último resaltemos que nos bordean, insisten aquellos que preparan las anclas, dos tópicos nativos muy delicados y urgentes de resolver: la salud pública y la inseguridad.
En ambos dilemas hay un manto de oscurantismo muy disuasorio para no tratar de plano y en forma continuada, lo que pasa a diario. El sistema de salud carece de médicos y estas ausencias son cruciales para cientos de vecinos. Y la incómoda zozobra de la gente, ante los asaltos y robos, muchos de los cuales ni se promocionan, no se han cortado aún. Trayendo cada jornada mayores conatos de violencia.
De modo tal que el tapiz está en blanco. Necesita pintores con garra, pasión y talento. Puesto que, volviendo a las fuentes, sin acordar, sin uniones, y sin un programa seductor ante la sociedad, será dificultoso escalar el muro, aunque las campanas negativas suenen.
Salvo, la aparición furtiva de lo que los economistas llaman un “Cisne Negro”.

Por Mario Delgado.-

Comments are closed.