Tercera reunión fomentista: “Yo, renuncio”

Los indicadores se fueron cumpliendo y la tercera noche de reunión federativa, no pudo contener la avalancha de miembros de la Comisión Directiva que decidieron dar un rotundo portazo, esgrimiendo la voz potente de un “Yo, renuncio”. Por Mario Delgado.

Quien abrió la senda en tal sentido drástico, fue la señora Secretaria Sandra Gómez Menguillo que refrescó ante los presentes, “insultos que he recibido”. Así que luego de escribir el acta correspondiente, sostuvo muy firme, pese a estar emocionada, “No puedo continuar. Está en juego mi salud. Esto no es fomentismo. El Presidente no hizo nada para evitar que siguiesen los improperios hacia mi persona” en las reuniones de mesa chica.
Los detalles ya expuestos por este portal, en reiteradas ocasiones, después de la tumultuosa apertura del 29 de enero en “Dámaso Arce”, donde Laura Sequeira, Directora de Relaciones con la Comunidad, fue instada a “retirarse”, han ido multiplicándose, y trajeron nuevos impulsos controversiales y en esta oportunidad, en este lunes 12 en Tacuarí 4268, la presión de la olla no logró ser contenida.
Hemos de consignar empero, que esfuerzos hubo para tratar, casi con desesperación, de virar la óptica hacia otro vértice. Ana Cortés, Mariano Ciancio y Daniel Seguel fueron artífices de tal impronta, rescatando sucesos barriales recientes, destacando aspectos de sus gestiones.
Sin embargo, mis amigos, la suerte de la noche agria ya se hallaba echada irreductible. Los ejes de la carreta chirriaban, llevándola hacia un solo lado: el de la polémica, el de la herida sin cicatrizar y el no olvido de los aconteceres previos. El mismo Jorge Salías y el involucrado Martín Roldán, trabajaron para deslindar las diatribas que poblaban la nocturnidad. “Hemos actuado de acuerdo al Estatuto”, subrayó Roldán, quien además dejó en claro que “la Justicia accionará con respecto a la denuncia que me hicieron en la carta”. (Allí, en esa misiva, un grupo de fomentistas de unas veinte entidades, lo recriminaba por supuesta violencia de género contra Laura Sequeira). Y martilló el clavo con la frase inquietante “Es mentira que aquello haya sido violencia de género”.
Los decibeles iban en aumento, y varios dirigentes como Fabio País, Oscar López, José Calderón. Andrea y Raúl Naviliat, expusieron su disconformidad explícita con que se diese vuelta la página del libro. Si hasta Raúl Naviliat se desprendió con un golpe de efecto: “Son unos payasos”, sentenció en referencia a la Directiva que permanecía en sus trece.
“Te felicito” aplaudió José Veyrand cuando oyó los argumentos de Sandra para dimitir. Y entonces el balde arrojó el resto del agua helada: la chorrera de renuncias se propaló sin miramientos. Y fueron siete o diez si se contabiliza también a los suplentes que se aseguró, comparten la idea de irse del núcleo conductivo. En ese revoltoso contexto, Jorge Salías pontificó convencido: “No me voy a vender”.
Especulaciones e hipótesis de cómo seguir en la brecha se oyeron de los cuatro costados. Ya varios fomentistas habían copado el patio de la sede de “4 de Octubre”. Unos suponían que debía llamarse a una Asamblea y reemplazar los cargos vacantes. Otra rama emplazaba la teoría de llamado directo a nuevas elecciones.
Hoy por hoy, la factibilidad que la Municipalidad intervenga, propiciando nueva contienda electiva, es altamente creíble ya que han quedado en sus sillas de mando solamente cuatro miembros federativos. De todas formas, no habrá que ocultar que en ciertos pasillos comunales, los estados están alterados y los nervios de punta.

Por Mario Delgado.-
Foto: de archivo

Comments are closed.