Home Información General #IndioEnOlavarria: el sueño de un gran negocio que sólo repartió deudas entre los vecinos
#IndioEnOlavarria: el sueño de un gran negocio que sólo repartió deudas entre los vecinos

#IndioEnOlavarria: el sueño de un gran negocio que sólo repartió deudas entre los vecinos

0
0

La coupé Torino que era su joya más preciada la convirtió en billetes detrás de una ilusión: hacer una buena diferencia económica para financiar su propia fábrica de cerveza artesanal. Pero como le ocurrió a la gran mayoría de lugareños, el puesto de bebidas y comidas a metros del escenario del predio La Colmena resultó un fiasco. David Hojman hoy se quedó a pie, con una deuda de 100000 pesos y miles de latas sin abrir que poco y nada valen en esta ciudad donde en cada garaje abundan packs de cerveza que no pudieron vender a los más de 300000 fanáticos que el sábado vinieron a ver al Indio Solari.
“Regalamos más de mil raciones de comida porque si no, la teníamos que tirar”, cuenta a LA NACION este joven licenciado en gastronomía que con un socio pagó 8000 pesos por uno de los puestos oficiales que el municipio autorizó en la avenida Avellaneda. Solo recuperó 20000 pesos y se siente estafado por la comuna, que le puso exigencias pero no le proveyó ni agua.

Las malas experiencias y los traspiés económicos son una constante entre los lugareños que, seguros de la multitud que se acercaba, invirtieron fuerte en alcohol y se prepararon con la expectativa de cerrar un gran negocio durante el fin de semana. Las calles colapsadas de gente y la sobreoferta perjudicaron a casi todos.
Tampoco los comercios formales la pasaron bien. Salvo los rubros alojamiento, estaciones de servicio y polirrubros, el resto vivió el antes, durante y después del recital con bajas ventas. O a puertas cerradas, como ocurrió en muchos locales gastronómicos.

Talleres, comercios de los más diversos tipos y las ventanas de las casas particulares. Todo se convirtió durante aquellos días en una suerte de bar al paso donde se ofrecían bebidas, choripanes, sandwichs, empanadas y carne asada. Según datos recabados por LA NACION, las distribuidoras de cerveza inundaron la ciudad con más de 3,6 millones de latas de medio litro. El costo rondaba entre 11 y 17 pesos cada una y los ambulantes la ofrecían desde 50 pesos por unidad hasta cuatro por 100 con el show finalizado.




“De las 4000 latas que compré me quedaron 3700”, reconoce Esteban Dietrich, que por unos días combinó su ferretería con una venta de cerveza al paso. Tuvo suerte: consiguió todo a consignación, por lo que los packs que acumula entre tornillos y latas de pintura los podrá devolver al proveedor.

A Emiliano Salvaneschi le fue algo mejor. Sabía que su taller mecánico sobre avenida Avellaneda, allí donde pronto se instalaron los fanáticos del Indio Solari, iba a trabajar poco y nada. Lo cerró con una barra, puso equipos de música y atrajo a la clientela con sándwiches de milanesa y bebidas. “Sólo me quedaron cuatro botellas de agua”, asegura. Su stock inicial era de 2800 latas de cerveza, 1000 vinos y otros tanto de agua.

El municipio había arengado a los vecinos a jugar esta apuesta. El propio intendente, Ezequiel Galli, los reunió en el club Ferro y les dijo que era su oportunidad de obtener una ganancia. “Perdí más de 30 lucas”, admite Sergio Carmusciano, que acompañó a su esposa en la idea de montar un puesto de choripanes y tragos. Pudo reubicar en carnicerías más de 1000 chorizos sin cocinar. “Esperábamos una diferencia a favor para pagar el cumpleaños de 15 de mi hija”, dice entre lamentos.




Norberto Díaz, al frente de una rotisería en la esquina más próxima a donde cantó Solari, donde se hacen quizá las mejores empanadas de Olavarría, dice que vendió poco y a través de una ventana. “Nos tapiaron la calle y la gente iba por otro lado”, explicó. Allí se instaló un joven que pidió préstamo de 26000 pesos y armó un puesto de remeras. Solo vendió tres a 150 pesos. Apenas otras 20 liquidó a 60 pesos, precio de costo.

Unas 3000 de las 5000 latas que compró Federico Cortés están apiladas en la oficina de su taller mecánico. En un freezer guarda más de 30 de los 120 kilos de carne que compró para sándwiches. “Hubo un exceso de oferta que nos jugó a todos en contra”, reconoce. A Luciano, dueño de una forrajería, le sobraron 5000 de 6000 cervezas.

Cuentan de casos en los que a modo individual o grupos de amigos se llegó a invertir hasta 75000 pesos en mercadería. Pero la oportunidad se abrió para unos pocos. Un caso, el supermercado chino que hasta el viernes proveyó latas de cerveza a 11 pesos por unidad y ahora está comprando el stock remanente a razón de 6 pesos cada una. Negocio redondo.

Nota publicada en el diario La Nación




Deportes