Home La Región Azul: Denuncian encubrimiento en el “Caso Rojas”
Azul: Denuncian encubrimiento en el “Caso Rojas”

Azul: Denuncian encubrimiento en el “Caso Rojas”

0
0

Luz Ramallo, dirigente de “Judiciales en lucha” dio a conocer un comunicado referente al Caso Rojas donde resalta una actitud encubridora del gremio.

“El escándalo en el que se vio envuelto el Secretario General de la AJB Departamental Azul, investigado en estos momentos por la presunta privación ilegal de la libertad y rapto de una joven, obligó a la conducción provincial del gremio a “licenciar” al dirigente. Lejos de ser una decisión inmediata y espontánea, esa intervención fue producto de la autoconvocatoria de las bases frente al silencio que la conducción guardó de inicio como respuesta a esos hechos y la necesidad de salvar el liderazgo gremial, ejercido por la “verde”, a la que actualmente se encuentra fusionada la “celeste”. La “azul y blanca”, que integra la conducción provincial, se mantuvo en silencio.

La propia dirigencia provincial se constituyó en Azul para promover lo que es de hecho una intervención: informó sin mucho detalle que Omar Rojas se tomaría una licencia, haciéndose cargo del gremio el secretario adjunto José Loza, de la ciudad de Olavarría, junto al resto de la comisión directiva. Quienes encubrieron y siguen defendiendo a Rojas se arrogan la potestad de reorganizar el gremio ante la crisis. Simultáneamente, en su paso por Azul y en declaraciones a la prensa, Pablo Abramovich expresó la preocupación de la conducción provincial por la situación personal de Rojas y no sólo eso. Abramovich también calificó los hechos de “curiosos”, estimó que era “medio extraño” cómo se habían dado los mismos y que el conflicto tenía que ver con una cuestión individual que no comprometía la función de Rojas como dirigente gremial, aunque calificó de “conveniente” su licencia por el momento.

Los hechos, de gravísimas connotaciones sociales, fueron puestos a investigación como consecuencia del aviso que dio una vecina que pudo presenciarlos, desplegándose inmediatamente un operativo policial que interceptó al gremialista en la ruta, cuando huía con su presunta víctima.

Sin embargo, en lugar de separar de inmediato al dirigente y reclamar la investigación de lo sucedido, la conducción gremial se tomó su tiempo para medir su intervención, relativizar la realidad de lo sucedido y expresar su preocupación por la situación personal de quien ha sido su referente en esta Departamental desde hace muchísimos años.

El mismo grupo con el que Rojas condujo el gremio durante tanto tiempo no quiso delimitar al sindicato de las graves acusaciones, que si bien atañen a Rojas como individuo, interesan al gremio del que es Secretario General (no fue separado, sólo pidió licencia), porque son de los hechos contra los cuales se organiza nuestro sindicato en la lucha colectiva, y es la AJB el ámbito donde el sindicalista construyó el poder que en representación de los afiliados detentó por tan largo período hasta la “licencia” en la que cayó por su propio peso.

Cuando estas cosas suceden, la dirigencia muestra su verdadera constitución. O se está contra estos hechos o se los encubre. Abramovich dijo que ellos no quieren interferir en la acción de la Justicia. Sin embargo, al dejar a Rojas en el cargo (con licencia), dan un mensaje que apoyado en la influencia que el Secretario General adquirió luego de tantos años de ejercerlo, apunta claramente a influir en el poder judicial.

El encubrimiento es el resultado de la relación de camarilla, escribió Vanina Biasi en Prensa Obrera al referirse al tratamiento que el gobierno universitario de la UBA le confería a un académico acusado de abuso sexual, Dante Palma, hoy separado por la lucha que se dio contra esa política de complicidad.

Los judiciales también tenemos la obligación militante de pararnos contra esos velos. La misma obligación le cabe a todas las organizaciones de trabajadores y populares. Si no los corremos, quedamos alcanzados por el delicado hilo de la complicidad. Y para quienes venimos denunciando desde la oposición los métodos con los cuales la burocracia sindical defiende su poder en su propio interés es nuestra responsabilidad señalarlos y exigir justicia.

La denuncia contra Rojas es extremadamente grave. Decir que el hecho es “curioso” apunta a minimizar esa gravedad.

Separación inmediata de Rojas del gremio, que se investiguen los hechos y justicia para la víctima.

Organización de bases para la recuperación del gremio en manos de los trabajadores y plan de lucha para la reapertura paritaria”.

Fuente:Portal Azul es Noticia

Deportes