Home Más Hablamos de sexo Placer para una
Placer para una

Placer para una

0
0

Amiga, una sesión de autoerotismo no siempre es un trámite exprés. Entonces, llegó el momento de que le hagas un update a tu técnica.

Empecemos por lo obvio: el cielo es azul, la vaca muge y las personas se masturban. Según una encuesta nacional de la Universidad de Indiana (Estados Unidos), el 84% de los varones y el 72% de las mujeres de entre 25 y 29 años admiten que se autoestimulan. Pero mientras que el 44% de ellos lo hace una o más veces por semana, solo el 13% de las chicas llegó a esa frecuencia.

El sexo en solitario te permite explorar tu cuerpo y tu placer sin estar condicionada por la presencia del otro: como nadie te apura, podés ensayar todo tipo de caricias y de roces.

Si querés vivir una experiencia extraordinaria, tumbate sobre la cama y dejá que tu mente juegue libremente. “El autoerotismo está basado en las fantasías, que son centrales para la vida sexual: sirven para obtener satisfacción”, asegura la psicoanalista Any Krieger, autora del libro Sexo a la carta.

Además de desarrollar tu capacidad de goce, esta práctica tiene varios beneficios extra: te ayuda a liberar sustancias (como las endorfinas, la dopamina y la oxitocina) que mejoran tu humor y tu salud, y fortalece los músculos de tu pelvis: los “entrena” para obtener mayor cantidad de orgasmos (¡y más intensos!).

Pero, sin dudas, el mayor provecho de la autoestimulación es que, al explorar tu cuerpo, descubrís qué te excita más, y eso es un dato clave cuando estás con un hombre en la cama. Una vez que aprendés a alcanzar orgasmos en solitario, podés compartir ese conocimiento con él.

La entrada en calor
La manera más efectiva de encender tu circuito.

1. Seducite. Acariciá tus zonas erógenas y aprovechá para explorar áreas nuevas, como detrás de las rodillas, el interior de los muslos o la nuca.

2. Encendé una vela aromática. Las fragancias estimulan el deseo sexual. La Smell and Taste Treatment and Research (Fundación para el Tratamiento y la Investigación del Olfato y el Gusto), de los Estados Unidos, recomienda las de lavanda y el sándalo.

3. Estimulá tu mente. Acordate de alguna escena hot de una película: eso alcanzará para activar tu libido. También podés recordar un párrafo de algún libro erótico. Nuestros favoritos: Una noche deseada, de Malpas Jode Ellen; o Yo te quiero, de Irene Cao.

Deportes